3.000 misioneros predican el evangelio en las Olimpiadas de Invierno

785

Durante los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, en PyeongChang, Corea del Sur, culminan este fin de semana. Luego de casi un mes de medallas distribuidas y récords recorridos, los atletas de cada parte del mundo  volverán a casa con diferentes experiencias para contar. Este evento fue disfrutado en las gradas por los miles de aficionados.

Sin embargo, al exterior retirado de los focos, unos 3.000 misioneros se encuentran aprovechando el evento para predicar el evagelio. Donde al menos mil de ellos están en las calles de Pyeongchang, o cerca de los lugares de competición. Los otros 2.000 misioneros-surcoreanos y extranjeros, se encuentra trabajando en la vecina ciudad de Gangneung, parte donde se realizan los eventos olímpicos.

Marty Youngblood, quien es líder del equipo de misiones de la Convención Batista de Georgia (EEUU), está en su quinta olimpiada. Él dice que aunque no hay una cuenta confiable de misioneros en las otras, el número de misioneros locales de Corea del Sur supera en mucho el de las otras ediciones.

Esto ya sea porque Corea del Sur es el segundo Pais que más envía misioneros en el mundo, detrás de los Estados Unidos.

Las Iglesias cristianas unidas de Corea, que reúne 144 congregaciones en el país, ayudó a los misioneros extranjeros a encontrar lugares para quedarse y les ayudó a comprender mejor la cultura coreana. Muchas iglesias evangélicas coreanas montaron “estaciones de recepción” a los turistas en sus estacionamientos, donde distribuyen aperitivos, café y literatura cristiana.

La Iglesia Presbiteriana de Somang, Ubicada muy cerca del estadio olímpico,  acogió presentaciones de una orquesta en vivo y miembros de la iglesia vestidos con trajes tradicionales. Ella es sólo una de las 26 iglesias de Gangneung con ministerios directamente involucrados en la evangelización durante los juegos.

Hay misioneros que ofrecen bebidas calientes para atletas y turistas como forma de iniciar una conversación y tener la oportunidad de hablar de fe. Otros, en su mayoría universitarios, distribuyen literatura en diversas lenguas y están dispuestos a dar su testimonio a todos que deseen oírlo.

Llama la atención, que uno de los ministerios que afirma haber logrado atraer a más personas a su stand es de la Unión de Estudiantes Bautista. Según el pastor Myungsu No, que está trabajando con ellos este año, sus alumnos están cambiando pins (broches). Esta es una ‘fiebre’ en toda Olimpiada de Invierno.

Mientras que la mayoría de los atletas y turistas llevan pins que retrata un determinado país, deporte o equipo, los grupos misioneros ofrecen uno que dice “Más valioso que el oro”.

Deja tus comentarios