Ex musulmana es golpeada por su propia familia por seguir a Dios

0
34

Nacida bajo una familia musulmana al este de áfrica, tuvo que soportar años de su vida una ideología contraria al del amor de Dios. Después de convertirse en seguidora de Jesús, fue terrible el rechazó y los maltratos dentro de su propia familia y escapó por poco de la muerte.

“Jamás supe que Dios me amaba”, dijo Fátima a New Covenant Missions. “Después de escuchar el evangelio, entregué mi vida a Jesús y él vino a mi corazón para ser mi Señor y mi Redentor”.

Después de contarle las noticias a su familia, estaban furiosas. La ley Sharia exige que todo aquel que se convierta de musulmán a cristiano sea condenado a muerte, señaló. “Mi familia estaba muy avergonzada de mí, porque a sus ojos, yo era apóstata”.

Para mantener el “honor” de la familia, su hermano mayor conspiró para matar a Fátima. Él conspiró con la policía del pueblo para rodearla en la plaza pública y hacer un ejemplo de ella frente a los demás.

Un día, mientras estaba en la ciudad, la policía me agarró junto con mi hermano. Me rodearon en público y mi hermano comenzó a golpearme hasta la muerte. No sé cómo sobreviví. La policía me rodeó, así que nadie lo haría. Ven en mi ayuda, relató.

Estaba gravemente herida hasta el punto de quedar lisiada, me dejaron allí para morir”.Años más tarde, todavía estaba discapacitada cuando conoció a su esposo, un sembrador de iglesias que se convirtió al cristianismo del Islam cuando era joven. “Comenzamos a tener servicios de adoración en la selva cerca del lago. Luego construimos esta pequeña iglesia“.

Ahora estoy sirviendo a las mujeres musulmanas en nuestra área alrededor de nuestra iglesia. Dios ha traído grandes alianzas y nos permite a mi esposo y a mí construir un gran centro de adoración para los creyentes aquí en esta área arbustiva“, señaló.

Fátima viaja de pueblo en pueblo y de choza en choza, cuidando a las personas que sufren de malaria. “Debido a nuestra proximidad al lago, la malaria es muy mala. Ahora administro medicamentos para la malaria a las mismas personas que me persiguieron.

Quiero ser una madre física y espiritual para estas niñas para que sepan que están a salvo”, dijo.

Deja tus comentarios