Hombre que estuvo preso injustamente casi tres décadas dice “Estoy en las manos de Dios”

0
55

Anthony Ray Hinton, de 61 años, alcanzó a ver la vida como una misión. Durante los primeros instantes de libertad, él hizo cuestión de contarle al mundo sobre su confianza en Dios.

Hinton, fue acusado culpable en 1985, por el asesinato de dos funcionarios de restaurantes de comida rápida en Birmingham, en el estado de Alabama.

La única evidencia que lo culpabilizó en el juicio fue unas balas recuperadas en la escena del crimen, no se encontraron huellas dactilares o  testigos. Sin embargo, los investigadores dijeron que las balas estaban asociadas con un arma encontrada en la casa de su madre.

Dicho caso fue llevado por la organización Equal Justice Initiative, que trabajo en su caso por 16 años y logro comprobar que las balas del crimen no eran del arma de su madre.

En el 2015, la corte suprema de Estados Unidos revocó su condena y retiro las acusaciones contra Hinton.

En cuanto dejó la prisión, Hinton se preguntaba de hablar al mundo sobre Dios. “Todos que están sosteniendo las cámaras, quiero que ustedes sepan que hay un Dios”, Dijo estas palabras a los reporteros cuando gano su libertad.

Además aprovechó para decir que continuaría en oración por la familia de las víctimas. “Voy a seguir orando por ustedes, como lo he hecho durante casi treinta años. Fue un error judicial no sólo para mí, sino para las familias de la víctima también”, dijo Hinton.

A pesar de los abusos que enfrentó en el proceso de juicio y en la prisión, Hinton destacó que ha orado por las autoridades y todos los que estuvieron involucrados en el caso.

“Yo he rogado a Dios por el fiscal, el juez y especialmente a las víctimas”, dijo en su libro The Sun brilla: cómo encontré la Vida y la Libertad en el corredor de la muerte  “El sol brilla: ¿Cómo me encontré con la vida y la libertad en el Corredor Muerte”, en traducción libre.

“Jesús fue procesado y acusado falsamente por cosas que no hizo, pero todo lo que él hizo fue intentar amar y salvar a este mundo. Él murió y sufrió. Si tengo que morir por algo que no hice, que así sea. Mi vida no está en manos del juez. Mi vida está en manos de Dios”, agregó.

Hinton observa que no lleva resentimiento. “La amargura mata al alma”, comentó a ABC News luego de ser liberado. “No puedo odiar porque mi Biblia me enseña a no odiar”.

Deja tus comentarios