¡Avivando con Dios!

263

La promesa de Dios está marchando hacia su cumplimiento, no se tardará, en el tiempo perfecto se hará ver, aunque parezca tardar, espérala, no hagas nada indebido el Señor no te defraudará. En Habacuc capítulo 2 versículo 3 “La visión se realizará en el tiempo señalado, marcha hacia su cumplimiento y no dejará de cumplirse, aunque parezca tardar, espérala, porque sin falta vendrá”. La Biblia nos enseña que Dios tiene un tiempo para todas las cosas, y es necesario que nosotros confiemos en sus tiempos, hay cosas que esperamos que tienen un tiempo señalado, nuestra misión es hacer lo correcto en la espera y no demorar esa respuesta, mientras esperamos debemos fortalecernos en la fe, en la oración y en la palabra de Dios y no dejarnos gobernar por la ansiedad. Declarar las palabras de fe que salen de nuestro corazón y no hablar queja, enojo, o rebeldía.

El Señor está moldeando nuestro corazón para que el tiempo adecuado su gloria se haga visible y podamos reconocer su poder, para no demorar debemos tener una actitud de acción, de servicio, de expectativa, de sembrar en todo lo que podamos. Hay que renunciar a realizar actos indebidos para cumplir nuestro propósito, nada de lo que se opone a la palabra de Dios nos ayudará, has lo mejor de tu parte, espera en fe y sin demora en el tiempo perfecto llegará. Hagamos esta oración: Padre tu visión no tarda la espero con fe, sabiendo que el tiempo perfecto llegará. Gracias Señor porque mi petición y tu promesa marchan hacia su cumplimiento, espero, sembrando con alegría en el nombre de Jesús. AMÉN.

Esteban Correa

Deja tus comentarios