“Si el ciego guía al ciego…”

164

Yo considero que Jesús de Nazaret fue el mayor líder de la historia, y Él advirtió: “Si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo”. Notemos que el líder ciego no cae en el hoyo él solo. Tanto él como el hombre ciego al que guía caen juntos en el hoyo. Tenemos que asegurarnos de que nuestros ojos estén totalmente abiertos, para poder saber dónde nos están llevando nuestros líderes, y poder evitar un potencial desastre. No debemos permitirnos a nosotros mismos caer en un hoyo con ellos.

Además, como todos somos líderes o aspirantes en nuestras áreas únicas de talento, tenemos  una responsabilidad con aquellos cuyas vidas influenciamos. Por eso es esencial para nosotros entender la prioridad del carácter antes de pasar a otros aspectos del liderazgo. Podríamos entender muchos de los principios y las claves necesarias para ser un líder, pero al mismo tiempo, aceptar una filosofía negativa o destructiva que minará nuestro liderazgo y dañará nuestros seguidores.

La influencia del liderazgo es un potente instrumento y siempre debemos ser conscientes de su potencial para causar bien o dañar a otros. Los líderes sin carácter demuestran poder carente de principios; con frecuencia manipulan a las personas para conseguir sus propios fines. Pero los verdaderos líderes tienen un compromiso con la ética y los principios; edifican a los demás y les ofrecen una vida mejor.

Dr. Myles Munroe

Deja tus comentarios