Citas de John Piper sobre el matrimonio. 1ra parte

45

 Fue una lectura muy edificante y aquí comparto algunas de mis citas favoritas:

  • “El principio fundamental que debemos ver en la Biblia sobre el matrimonio es que es obra de Dios, y lo más importante que debemos observar en la Biblia sobre el matrimonio es que existe para la gloria de Dios” (p. 4).
  • “Lo que muchos matrimonios necesitan exactamente es tener un profundo entendimiento y temor de la ira de Dios, porque sin ellos el evangelio se diluye a meras relaciones humanas y pierde su gloria bíblica. Sin un panorama bíblico de la ira de Dios, usted estará tentado a pensar que su ira —su enojo— contra su cónyuge es simplemente demasiado grande para superar, porque usted nunca ha probado realmente lo que es ver una ira infinitamente mayor ser vencida por gracia, es decir, la ira de Dios contra usted” (p. 30).
  • “Las batallas principales en la vida y en el matrimonio son las luchas para creer en esta persona [Cristo] y en esta obra [su obra en la cruz]. Me refiero a creer realmente: a confiar en ellas, a abrazarlas, a apreciarlas, a atesorarlas, a contar con ellas, a respirar por ellas, a permitirles moldear su vida” (p. 39).
  • “Cuando usted se casa con una persona, no sabe cómo será en treinta años. Nuestros antepasados no elaboraron las promesas nupciales con sus cabezas hundidas en la arena. Ellas tenían sus ojos bien abiertos a la realidad: ‘Para tener y protegerte de hoy en adelante, para bien o para mal, en riqueza o en pobreza, en salud o enfermedad, para amarte, honrarte y cuidarte hasta que la muerte nos separe. Y te prometo mi fidelidad’. Usted no sabe cómo será esta persona en el futuro. Podría ser mejor de lo que usted jamás haya soñado, o peor. Nuestra esperanza se basa en esto: somos elegidos, santos y amados. Dios está a nuestro favor, y todas las cosas cooperan para el bien de los que lo aman” (p. 45).
  • “Permanecer enamorado no es la primera tarea del matrimonio. Es un feliz resultado del cumplimiento del pacto por causa de Cristo” (p. 63).
  • “Si algo no anda bien en la casa de los Piper y Jesús bien a golpear la puerta, él podría tener un problema con mi esposa, pero lo primero que va a decir cuando ella abra la puerta es: ‘¿Está el hombre de la casa?’. Así ocurrió en el primer matrimonio y así ocurrirá en nuestro matrimonio” (p. 85).

Josué Barrios. Predicador

Deja tus comentarios