¡Crea que es posible!

253

Todo hombre, en lo más profundo de su ser interior, tiene un deseo de tener éxito y sobresalir en la vida, sin embargo, estoy convencido que una de las causas por la cual muchos de ellos no han hecho realidad su propósito, ha sido la ignorancia de su propia composición. No en vano dijo el escritor francés Voltaire “El hombre ha sido capaz de medir la distancia de las estrellas, pero no ha podido conocerse así mismo”. Hoy, erróneamente, muchos han creído que el hombre está compuesto solo de cuerpo y alma. Hay una verdad según esta teoría, no obstante, ella es incompleta, pues, Dios nos enseña que el hombre está compuesto por tres y no de dos naturalezas.

En la carta del apóstol Pablo a los tesalonicenses dice: “Y el mismo de Dios de paz os santifique por completo, y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible, para la venida de nuestro Señor  Jesucristo”.

Esta porción de la Biblia nos enseña que el hombre no es un ser dualista, sino una tricotomía, es decir, un compuesto de espíritu, alma y cuerpo. Ahora, puede que usted se esté preguntando ¿pero qué importancia tiene que yo sepa que soy espíritu, alma y cuerpo? ¿Es que acaso eso puede cambiar el estilo de vida que tengo ahora? Por supuesto que es de suma importancia que lo sepa, y que también entienda que este conocimiento puede darle una  nueva y mejor dirección a su vida. Usted debe saber que para poder cambiar lo imposible en posible, es imprescindible moverse a la esfera espiritual y no en la esfera de lo almático (alma) ni de lo corporal (cuerpo). Es también importante que sepa que las leyes espirituales que Dios depositó en su espíritu, pueden originar grandes cambios en el plano natural. En otras palabras, que el mundo espiritual ejerce dominio y autoridad sobre el mundo natural y es capaz de producir cambios.

Por medio de la lectura bíblica podemos notar que a parte del mundo natural (todo lo que se puede ver) hay otra dimensión existente que se le da el nombre de mundo sobrenatural y que, nosotros los seres humanos podemos entrar en contacto con ambos mundos. A través de nuestro espíritu podemos encontrar un contacto con el mundo sobrenatural, a lo que es lo mismo, el mundo espiritual, y a través de nuestra alma y cuerpo podemos estar conscientes de lo que tiene lógica y de lo material respectivamente.

      Robert Vargas. Pastor, maestro y conferencista.

Deja tus comentarios