¡Creciendo espiritualmente!

542

El crecimiento espiritual y el cosechar sus bendiciones es un trabajo del Espíritu Santo. Pablo nos recuerda que existen dos clases de espiritualidad: la falsa y la verdadera. En 1ra de Corintios, capítulos 12-15, se nos habla acerca de la verdadera espiritualidad, y en particular, de los dones espirituales. Estas son cosas que Dios desea para cada uno de nosotros, y cada persona tiene al menos un don espiritual. El propósito de estos dones es ministrar a las necesidades de otros creyentes. Cada uno de nosotros tiene un propósito en el servicio a Dios. Los dones espirituales están enumerados en 1ra de Corintios 12:7-11.

Ningún don es superior a otro, y todos vienen de Dios, con el propósito de edificar a la iglesia, para ayudar a que funcione más efectivamente, y para acercarnos más a Él. Aun cuando no entendemos completamente, podemos recordar este versículo: “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero. Y estamos en el verdadero, en Su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (1ra de Juan 5:20). Crea con fe. Crezca en su relación espiritual con Dios, y reciba bendiciones.

Deja tus comentarios