¿Quiénes crecen espiritualmente?

0
34

Asistir a una iglesia no es garantía de crecimiento ni de madurez espiritual. La relación con Dios que verdaderamente alimenta es la que desarrollamos entre las cuatro paredes de nuestra alcoba, o en el lugar donde oramos y meditamos en su Palabra a solas. Si uno tiene constante sed de Dios, de su manifestación, de su revelación, especialmente si es deleitoso conocer su Palabra, es seguro que estamos creciendo espiritualmente, de lo contrario estamos estancados.

Esa búsqueda constante, esa capacidad de asombrarnos con la dimensión de su Palabra, esa insatisfacción “santa” de que todavía hay más, son las pasiones que nos mantienen encendidos y conectados en el primer amor a Dios.

Nadie puede demostrar que Dios existe con métodos científicos, pero al conocer su palabra y a través de la oración El mismo comienza a revelarse paulatinamente a nosotros, momento a momento, día tras día.

El que desea conocerlo, tiene que procurarlo, porque la condición y la promesa es que Él se dejara encontrar y se MANIFESTARÁ. O sea, el PRIMER paso debe ser de uno mismo.

Cristina Blanc Ramírez. Evangelista

Deja tus comentarios