Decirlo una, y otra, y otra vez.

39

Los buenos maestros saben que la ley fundamental del aprendizaje es la repetición. Alguna vez me dijeron que es necesario escuchar algo dieciséis veces antes de creerlo. Parece demasiado, pero no obstante, creo que la repetición es esencial en la comunicación si quieres que las personas te entiendan y apoyen tu mensaje. Según Williams H. Rastetter, quien impartió clases en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en Harvard antes de convertirse en director ejecutivo de IDEC Pharmaceuticals Corporations: “La primera vez que dices algo, se escucha. La segunda vez, se reconoce. La tercera, se aprende”. Esta idea es mucho más optimista, pero igualmente destaca el valor de la repetición.

Si deseas convertirte en un comunicador eficaz, tienes que estar dispuesto hacer hincapié en un mismo punto y otra vez. Esto también se aplica si quieres ser un líder eficaz. De acuerdo con mi amigo y pastor fundador de la iglesia Willow Creek, Bill Hybels: “¡Los puntos de vista tienen filtraciones!” Con este pensamiento quiere decir que, aunque las personas apoyen una idea, con el tiempo pueden perder la pasión y el entusiasmo inicial. Incluso pueden llegar a perder totalmente de vista esa idea. Como esto es cierto, los líderes deben repetir de manera continua los valores y las visiones de su organización para que los empleados (o los voluntarios, en el caso de las iglesias y otras organizaciones sin fines de lucro) los conozcan, piensen en función de ellos y los experimenten en sus propias vidas.

Expresar una idea y repetirla suelen ser un gran desafío. En el nivel más básico, puedes seguir el consejo de los instructores de la escuela Dale Carnegie, quienes les sugieren a sus estudiantes: “Informa al auditorio qué le dirás. Luego, dilo. Después, cuéntale lo que dijiste”. Andy Stanly, líder de la iglesia comunitaria de North Point, un maravilloso comunicador y gran amigo, tiene un enfoque más sofisticado. Generalmente, compone un mensaje que se basa en un punto único, una gran idea. Después, todo lo que dice sirve para comunicar, ejemplificar o esclarecer esa idea principal. Es una forma muy creativa y eficaz de asegurarse que enfatiza lo que dice y de que su público realmente se relacione con el mensaje.

Jum Blanchard, presidente de Synovus Financial Corp, organiza una conferencia sobre liderazgo en Columbia, Georgia, todos los años. El año pasado, tuve el privilegio de hablar allí junto al escritor ganador del premio Pulitzer Tom Freidman, junto al ex presidente de la Cámara de Diputados Newt Gingrich y al escritor Daniel Pink. Durante su charla, Daniel hizo la siguiente afirmación: “Para relacionarse con los demás, son esenciales tres cosas: (1) brevedad, (2) liviandad y (3) repetición. ¡Lo diré una vez más! La sala estalló en aplausos. Además, logró establecer una relación porque puso en práctica los consejos que predicaba, con sólo dieciocho palabras. Deberíamos tratar de seguir su ejemplo.

     John C. Maxwell

Deja tus comentarios