Como desarrollar un compromiso firme. 1ra parte

153

¿Cómo podemos de desarrollar un compromiso firme? De la historia de Sadrac, Mesac y Abednego podemos deducir varios principios.

El compromiso generalmente se origina en un ambiente de lucha… pocas veces vemos que surja un compromiso de un contexto de prosperidad. La prosperidad puede llevarnos a malgastar el tiempo y desperdiciar nuestra vida, además de distorsionar nuestros valores; no sucede lo mismo con el compromiso. Los tres jóvenes judíos estaban cautivos en un país extraño, con nuevas costumbres, un ambiente diferente, valores y prioridades distintas a las suyas. Para ellos era un ambiente de lucha.

Winston Churchill llegó a ser un grande durante la Segunda Guerra Mundial. Su hora de mayor brillo fue la hora de la confrontación, del desafío. Después de la guerra continuó siendo un primer ministro común, nada extraordinario.

Cuando preveía la caída de Francia, en 1940, Churchill dijo: “La batalla de Francia ha terminado; creo que la Gran Bretaña está por comenzar. De esta batalla depende la supervivencia de la civilización cristiana… Por tanto, preparémonos para cumplir nuestro deber, de tal manera, que aunque el Imperio Británico y su Comunidad de Naciones duren mil años, los hombres digan que este fue su momento de mayor gloria”.

Cuarenta y cinco años más tarde, probablemente nueve de diez personas dirían que la hora de mayor gloria de Gran Bretaña fue en los días de gobierno de Churchill, durante la Segunda Guerra Mundial. El compromiso generalmente surge en las horas más oscuras.

El compromiso no depende de la capacidad de capacidades ni dones. Daniel, Sadrac, Mesac y Abednego estaban entre otros jóvenes apuestos e inteligentes que habían sido elegidos para un entrenamiento especial, según leemos en Daniel 1:3-4. Pero me agrada pensar que en realidad no fueron elegidos por esas cualidades sino por su compromiso.

El compromiso es una decisión, no un resultado de las condiciones. Las personas no sumen importantes compromisos porque están dadas las condiciones adecuadas. Lo hacen porque deciden hacerlo a pesar de la situación en la que se encuentran. En Daniel 1:8 dice: “Daniel se propuso no contaminarse”.

En el momento en que Daniel se propuso no contaminarse; el momento en que Sadrac, Mesac y Abednego se propusieron servir a Dios, fue su gran momento. Es el momento en que Dios los elevó. Dios los bendijo debido a que ellos asumieron un compromiso.

John C. Maxwell

Deja tus comentarios