Como desarrollar una mentalidad centrada en los puntos en común 1ra parte

83

Muchos creen que encontrar intereses en común con otros es cuestión de talento: algunos son simplemente buenos comunicadores, mientras que otros no lo son. Si bien concuerdo con que no todos cuentan con la misma capacidad inicial para crear vínculos, también creo que cualquiera puede aprender a mejorar en ese arte porque establecer relaciones es una elección. Es modo de pensar que puede desarrollarse. Si deseas incrementar tus probabilidades de relacionarte, deberás hacer las siguientes elecciones cada día te tu vida:

Disponibilidad: Elijo pasar tiempo con los demás

Los intereses comunes deben buscarse, y esto lleva tiempo. Cierta vez, alguien me dijo que el típico ejecutivo estadunidense solo puede prestar atención en el trabajo durante un período de seis minutos. Esto es patético. En seis minutos, una persona difícilmente comienza a pensar con claridad, mucho menos busca intereses comunes.

La disponibilidad también  requiere de intencionalidad. Hans Schifelbein escribió: “Cuando estaba a cargo de acontecimientos multitudinarios, solía permanecer cerca de las personas dedicadas a la producción o corría de un lado al otro como si fuera el director de una película de lato presupuesto. Quería parecer alguien importante, entonces nunca estaba desocupado. Sé que esta característica proviene del ego y difiere de la búsqueda de intereses comunes, pero tal vez es una pulsión que tienen los líderes y que los lleva a no estar disponibles para él prójimo.

Como líder y comunicador, siempre cumplí con mi objetivo de estar disponible para los demás. Cuando estoy con mis amigos p mi familia, no me desconecto sino que continúo en sintonía. Al disertar en una conferencia, en lugar de tomarme un descanso firmo libros y converso con los asistentes durante los intervalos. Cuando era pastor de la iglesia local, los domingos tenía una norma tanto para mí como para mí equipo: no había reuniones a puertas cerradas mientras hubiese congregantes en el lugar. Les pedía a quienes trabajaban conmigo que caminaran lentamente entre la concurrencia y estuvieran a su disposición. Yo también lo estaba: saludaba a los asistentes, conversaba con ellos y los escuchaba. Esto no solo me servía para relacionarme en forma individual, sino que también me ayudaba a centrarme en ellos cuando disertaba.

Escuchar: Encontraré intereses comunes al escuchar

Cuando era niño, solia jugar al frío o caliente con mis amigos. Si tienes más o menos mi edad, es posible que tambien lo hayas hecho. Uno de los niños se retiraba de la habitación mientras los demás escondían un objeto pequeño. Cuando regresaba, su tarea consistía en encontrarlo. Mientras buscaba, los otros jugadores le decían “frío” (cuando se alejaba del objeto escondido) o “tibio” (cuando se aproximaba). Si se acercaba mucho, alguien le decía: “Caliente”. ¡Te estás quemando!

Creo que en la vida jugamos a diario a distintas versiones del “frio o caliente”. Buscamos éxito, pero no sabemos dónde está. Tratamos de encontrar a otras personas que compartan nuestros mismos valores, pero no sabemos cómo hallarlas. Si eres un líder o un comunicador, tienes la oportunidad de ayudarlos en su búsqueda. Sin embargo, para hacerlo necesitas aprender a escuchar. ¿De qué otra manera podrías saber que buscan?

Para buscar intereses comunes debemos prestar atención a los demás. En su libro How to talk So People Listen (Cómo hablar para que las personas escuchen), Sonya Hamlin advierte que a la mayoría de las personas les resulta difícil hacerlo debido al factor “yo primero”. Según afirma: “Cuando escuchamos, es necesario dejar de lado nuestro pasatiempo favorito: ocuparnos de nosotros mismos y de nuestros intereses. Ese es nuestro enfoque primario y es completamente humano; de allí proviene nuestra motivación para hacer las cosas. Si tienes esto en cuenta, ¿puedes ver el problema que se origina cuando se nos pide que escuchemos a alguien?

¿Cuál es la solución, entonces? Ella recomienda lo siguiente: “Para lograr que te escuchen cuando intentas hacerte entender siempre debes responder a la pregunta instintiva del oyente: “¿Por qué debo escucharte? ¿Qué beneficio obtendré? Cada vez que estés dispuesto a escuchar a otros y a tratar de comprender de qué manera aquello que ofreces satisfará sus necesidades, habrás encontrado una manera de encontrar cosas en común.

John C. Maxwell  

Deja tus comentarios