Disposiciones básicas del pacto Abrahámico

224

El registro de la concesión y las disposiciones del pacto con Abraham se encuentran en varias partes del libro de Génesis. Este pacto fue establecido entre Dios y Abraham y sus descendientes, Isaac y Jacob. En Génesis 17 el Señor declaró a Abraham.:

Y estableceré mi pacto entre mi y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tú descendencia después de ti. Y te daré a ti, ya tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos… Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.

Las disposiciones del pacto abrahámico se componían de tres aspectos. Primero, estaban las bendiciones personales para Abraham; segundo, las bendiciones para los descendientes de Abraham, o bendiciones nacionales; tercero, las bendiciones universales, las cuales incluirían a todas las personas. De esta manera, Dios prometió bendecir a Abraham y engrandecer su nombre.

Las bendiciones personales incluían el hecho de que no solo procedería de él una gran nación, sino que muchas naciones y reyes procederían de su línea. Le fue dicho que Dios lo prosperaría y le daría tierra de Canaán por heredad perpetua. La s bendiciones dadas a los descendientes de Abraham (la bendición nacional) llegaría a través de Isaac y Jacob. Estas bendiciones incluían la garantía de la existencia nacional así como la grandeza de la nación, del territorio de Canaán como una heredad perpetua, y de la continuación del pacto abrahámico como un pacto eterno. La naturaleza universal del pacto se enfocaba en la realidad que todas las naciones recibirían bendición a través de los descendientes físicos de Abraham.

Aunque el pacto abrahámico fue hecho con Abraham y sus descendientes físicos, ello no significaba que Dios estaba abandonando a las naciones gentiles, Grandes bendiciones espirituales han venido a través del pueblo judío. Dios mismo se manifestó a través de líderes  y profetas de Israel. Las Escrituras de inspiración divina llegaron a nosotros a través de Moisés, los profetas y otros individuos de Israel. Pero, desde luego, la bendición más grande de todos ha llegado a través de Jesucristo, que al morir en la cruz ha puesto la salvación al alcance de personas de todas las naciones.

En los tres aspectos de las disposiciones del pacto abrahámico ha habido cumplimiento en parte. Y en los tres aspectos hay promesas que no se han cumplido todavía. Las promesas cumplidas se han cumplido de un modo literal, y ello nos lleva a concluir que todas las promesas tendrán un cumplimiento literal.

Aquellas partes del pacto abrahámico cumplidas hasta ahora se han cumplido literalmente (conforme al método histórico-gramatical de la interpretación bíblica, no conforme al método alegórico o de la espiritualización). Esto parecería indicar que Dios tiene la intención de que cada promesa de aquel pacto se cumpla de tal manera.     

Podría parecer que le método de Dios para el cumplimiento de sus promesas no cambiaría de literal a espiritual mientras el proceso del cumplimiento está en marcha, y si tal cambio tuviera lugar sería claramente revelado a aquellos que son partícipes  del pacto.

    

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios