El reconstruccionismo.

159

El termino reconstruccionismo enfatiza la manera en la que el mundo finalmente será cristianizado. Tanto la iglesia como la sociedad en general serán cambiadas por la ley de Dios y resultante el señorío de Jesucristo. En Paradise Restored (Paraíso restaurado), David Chilton escribe: “Nuestro objetivo es el dominio mundial bajo el señorío de Cristo, un apoderamiento mundial”, si se quiere; pero nuestra estrategia comienza con una reforma, la reconstrucción de la iglesia. De ello fluirá la reconstrucción social y política, en efecto, el florecimiento de la civilización cristiana” Greg Bahnsen agrega:

Los teonomistas están comprometidos con la transformación (reconstrucción) de cada ámbito de la vida, incluso de las instituciones y los asuntos el ámbito sociopolítico, de acuerdo a los principios santos de la palabra revelada de Dios (teonomía). Es hacia dicho fin que la comunidad humana debe luchar si se ha de disfrutar de una verdadera justicia y paz.

El término teología del dominio se centra en la idea de que algún día el mundo estará bajo la autoridad de Jesucristo. Él tendrá dominio sobre este mundo, y la cristiandad llegará a ser el principio dominante.

Esta nueva forma de postmilenarismo incorpora a su sistema las principales características del postmilenarismo clásico. Hay gran optimismo que, puesto que “todo el poder” ha sido dado a la iglesia de Cristo, el mundo finalmente se someterá a la verdad de Dios y será cristianizado. Sin embargo, este nuevo postmilenarismo va más allá del postmilenarismo clásico en su programa para la sociedad. Los teólogos del dominio creen que es la clara responsabilidad de la iglesia ir más allá del asunto de la salvación individual y la santidad, para entrar activamente al ámbito de la responsabilidad social y pública. Los cristianos deben volverse activistas y “promover” e imponer la obediencia a la ley de Dios en la sociedad. Ellos censuran a menudo a los premilenaristas y a los amilenaristas por manifestar en su teología “un deseo de evadir la responsabilidad personal y corporativa en un mundo amenazador y cada vez más complejo”.

Al concluir esta expresión del nuevo postmilenarismo, que tiene sus raíces en el calvinismo, debería observarse otra nueva forma de postmilenarismo que se encuentra en el movimiento carismático. Denominada en ocasiones como teología del “reino ahora”, sostiene que los cristianos son “pequeños dioses” que pueden, mediante la autoridad de Cristo, ejercer dominio sobre la tierra. Por medio de la fe, lo que se confiesa ha de suceder. Huelga decir que esta perspectiva es bastantemente diferente tanto del postmilenarismo clásico como de la teonomía.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

Deja tus comentarios