¡Enseñar a los hijos a relacionarse con Dios!

110

En la actualidad vemos como los jóvenes están siendo blanco del enemigo, un constante ataque que muchas veces no termina bien, pues muchos caen en las drogas, la rebeldía y sucesos penosos que marcan sus vidas para siempre. Es por eso que resulta tan importante llevar a nuestros hijos a tener una verdadera relación con Dios, una amistad real y genuina que le de bases sólidas para crecer con principios de amor, misericordia y verdad en el  corazón, una labor que no será completa si los  padres no se involucran presentando un modelo adecuado a  los niños  donde este implícita la oración,  la búsqueda y la lectura de la palabra,  pues no olvidemos que los niños que aprenden a orar desde pequeños pueden desarrollar una vida de oración poderosa y efectiva mejor que los niños a quien no se les enseña.

La mayoría de los padres  se esfuerzan por ser buenos   proveedores, como se nos enseña en (1 Timoteo 5.8). Pero Dios quiere que los padres provean mucho más  que las necesidades básicas de una vida  física. Desea que también seamos capaces  de aportar el alimento espiritual  que se requiere para llevar una vida correcta, que  produzca como resultado la vida eterna.

Repasemos cuidadosamente  las instrucciones de Dios que se encuentran  en el capítulo 6 de Deuteronomio. Primero fijémonos en el versículo 5: “y amarás a Jehová tu Dios  de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con toda tu fuerza”. Para poder enseñar eficazmente  el Camino de Dios  a nuestros hijos, debemos empezar por nosotros mismos  y llegar a amar al Señor intensamente.

Continuamos el versículo 6 y 7: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablaras de ellas  estando en tu casa, y andando por el camino; y al acostarte, y cuando te levantes”. Este versículo nos enseña  a seguir  hablando  sobre ellas incesantemente.

Si aprende a hacer esto con sus hijos  se sentirá enormemente inspirado  y recompensado al ver cómo  sus hijos aprenden y crecen espiritualmente.

Deja tus comentarios