Escritor cristiano William Lane Craig “No hay propósito final en la vida, sin Dios”

213

William Lane Craig, afirmó que la gente no puede vivir “de manera coherente y feliz” si tienen una visión atea de mundo. Él defiende que en un mundo sin Dios no hay sentido, valor ni propósito para la vida.

El pasado viernes, en un dialogo sobre “el sentido de la vida” en el Wycliffe College, una escuela de posgrado relacionada con la universidad de Toronto, organizó un foro fisiológico, w. Craig, profesor de investigación en fisiología en el seminario Teológico  Talbot y profesor de fisiología en la universidad Batista de Houston, para dar una conferencia de 30 minutos.

Ademas participaron en el evento la filósofa naturista Rebecca Newberger Goldstein y el profesor de psicología de la Universidad de Toronto, Jordan Peterson.

Craig, escritor de varios libros, entre ellos Apologética Para preguntas difíciles de la vida y la Guardia en: defender la fe cristiana con la razón y de precisión, en comparación de lo que él llama visión cristiana “significativa” de la vida con la visión atea de la vida.

El escritor Craig dijo: “Enfrentado con la situación humana, la única respuesta que el ateo puede ofrecer es que simplemente enfrentamos el absurdo de la vida y vivamos con coraje”

“El problema fundamental con ello, sin embargo, es que es imposible vivir de forma coherente y feliz ante esa perspectiva de mundo. Si usted vive de manera coherente, no será feliz”.

Según el filósofo cristiano, El hombre moderno que vive en el piso de abajo “defiende el ateísmo”,  pero “vive como si la vida fuera importante y como si realmente importara lo que él hace”.

William Craig prosigue: “La visión del mundo ateo es insuficiente para sostener una vida feliz y coherente. El hombre no puede vivir de forma coherente y feliz, como si la vida fuese, sin finalidad, valor o significado”.

“Si intentamos vivir de forma coherente en el contexto de la visión del mundo ateísta, acabamos volviendo profundamente infelices. Pero si, por el contrario, conseguimos vivir felices, es por qué mentimos sobre nuestra verdadera visión del mundo. El ateísmo, por lo tanto, no puede ofrecer una visión feliz y coherente de la vida”, Finalizo.

Deja tus comentarios