Evidencia convincente. 1ra parte

67

Existen razones convincentes de que el pacto abrahámico fue un pacto incondicional, cuyo cumplimiento dependía solo de Dios. Primero, el pacto fue dado sin condiciones especiales. Si había alguna condición implícita en la concesión inicial del pacto (que Abraham dejara su tierra y se marchara a Canaán), aquella había sido claramente cumplida. Cuando se les reafirmó luego al pacto a Isaac y Jacob (Gn. 26 y 28), no hubo ninguna condición especial. Segundo, las declaraciones de Génesis 17, 22 y 26, que parecen añadir condiciones al pacto, en realidad no lo hacen. Estas declaraciones se hicieron mucho después de la ratificación del pacto y se centran en la intención de Dios de bendecir a Abraham de una manera más grande. Tercero, la misericordia ratificación formal del pacto en Génesis 15 sin lugar a dudas lo valida como un pacto incondicional. Y cuarto, docenas de pasajes en todas las Escritores demuestran que el pacto abrahámico seguía vigente a pesar de la multitud de fracasos de la nación de Israel.

La duración del pacto abrahámico

¿Cuánto tiempo permanece vigente el pacto abrahámico? Varias veces Dios declaró que este pacto era un pacto eterno. Y varias veces afirmó que la tierra de Canaán sería una posesión eterna de Israel. Ningún límite de tiempo se le había adjudicado a esta relación de pacto, lo cual indica que Israel seguiría siendo una nación para siempre y mantendría una relación con el Señor su Dios. Así pues, John Walvoord escribe:

La expresión hebrea “eterno” es olam, que significa “en perpetuidad”. Aunque podría no ser el equivalente exacto del infinito término “eterno”, desde luego significa continuidad mientras exista esta tierra actual. Es la expresión más marcada para eternidad de las que dispone el lenguaje hebreo. Considerando que a Isaac y Jacob se les reiteraron estas promesas y que constantemente se hace referencia a ellas en el Antiguo Testamento, la naturaleza de estas promesas confirma la continuidad de Israel como una nación”.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios
Compartir
Artículo anteriorÉxodo 10:16-29
Artículo siguiente¡Si no cojea renquea!