Evidencia convincente 2da parte

299

El pacto abrahámico se define como “perpetuo” o “para siempre” varias veces en las Escrituras, que incluyen Génesis 13:15; 17:7, 13,19; 1 Crónicas 16:16-17 y Salmos 105:9-10. El profeta Jeremías vincula inseparablemente la existencia del universo con la existencia de la relación de pacto de Dios con la nación de Israel. Mientras el sol, la luna y las estrellas existan, la relación de pacto de Israel con Dios seguirá en vigor:

Así ha dicho Jehová, que da el sol para la luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para la luz de la noche… si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente. (31:35-36).

Estos versículos declaran explícitamente la naturaleza eterna de su pacto. Otros se centran en los otros pactos bíblicos y revelan la misma verdad (p. ej. 2 S. 23:5; Sal 89:3-4; Jer. 32:40; Ez. 37:24-28). La naturaleza eterna del pacto abrahámico significa que la nación de Israel debe existir para siempre como una nación en relación con Dios. “Las Escrituras claramente enseñan que este es un pacto eterno fundado en las misericordiosas promesas de Dios. Podría haber demoras, postergaciones y reprimendas; pero un pacto eterno no puede abrogarse, puesto que Dios no puede negarse a sí mismo”.

Estas afirmaciones de perpetuidad junto a las declaraciones de las Escrituras referidas a la vigencia del pacto a pesar de la desobediencia y fracaso de Israel son una firme garantía de que la nación de Israel tiene un futuro en el programa de Dios.

¿Quiénes fueron las partes que hicieron el pacto?

Desde luego, la respuesta a esta pregunta es que Dios hizo este pacto con Abraham y los descendientes de Abraham. Por consiguiente, es correcto y razonable esperar que el cumplimiento de este pacto implicara a estas mismas partes. De modo que al mirar las promesas específicas del pacto, debemos descubrir si han sido cumplidas en Abraham o en sus descendientes.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios