Evitando el “hazte rico rápido”

45

Es asombroso cuán vulnerables son los cristianos a las estratagemas de hacerse rico rápidamente, y cuán lógicas parecen estas a primera vista. Una amigo mío una vez me confió que él había invertido varios miles de dólares en un plan “éxito seguro” para comprar artículos excedentes y revenderlos. El promotor le prometió diez por ciento mensual de ganancia sobre su inversión. También le presento los nombres de varias personas que habían “invertido”.

Después de arriesgar una pequeña cantidad de dinero por un par de meses y prontamente recibir los intereses prometidos, mi amigo tomó prestada una gran suma de dinero y la invirtió. La lógica que había detrás del préstamo era que él podía tomar prestado el diez por ciento anual y ganar más de cien por ciento al año. Estoy seguro de que ya tú te has imaginado la conclusión. El promotor había estado consiguiendo el dinero de nuevos inversionistas para pagar los intereses a los anteriores inversionistas hasta que el globo se infló demasiado y explotó, junto con el dinero de la inversión de mi amigo.

Desafortunadamente, este no es un caso único. Todos los años miles de familias cristianas arriesgan y pierden dinero que no pueden darse el lujo de perder, buscando el “gran negocio”. ¿Puede esto evitarse? Ciertamente, pero no a base de la sabiduría humana. Nunca ha habido una estratagema de hacerse rico pronto que no parezca tremendamente buena en la superficie. Los promotores son mucho más diestros en disfrazar un mal negocio que la gente en detectarlo. Además, lo que pudiera parecer un gran negocio para una persona, para otra pudiera parecer la oportunidad de hacerse rico rápidamente.

¿Cómo puede, pues, un cristiano evitar tales estratagemas? La simple verdad es que él no puede lograrlo mientras se halle emocionalmente atrapado en su propio deseo y no ceda el control de su vida a la sabiduría de Dios. Sin embargo, hay una fuente de sabiduría que no depende de nuestra actitud: la Palabra de Dios. Nuestras decisiones pueden ser alineadas con las de Dios por considerar primero sus principios escritos. “confía en el Señor con todo tú corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento” (Proverbios 3:5). He hecho una lista de algunos de los principios básicos que tienen que ver con cómo evitar las estratagemas para hacerse rico rápidamente:

  1. Aferrarse a lo que conoces
  2. No arriesgues dinero prestado
  3. Compra inversiones con utilidad
  4. No hagas decisiones apuradas
  5. Busca un buen consejo

Una estratagema para hacerse rico pronto usualmente ofrece una ganancia excesiva contra un riesgo aparente. Esta casi siempre involucra un área en la cual tú conoces muy poco o nada, demanda una decisión rápida, y es o fue recomendada por un amigo.

Satanás a menudo proveerá un buen negocio antes de presentar al verdadero perdedor. El sabe que un cristiano que está derrotado en un área, particularmente las finanzas, no puede ser un testimonio positivo. Para evitar estas trampas financieras, debes establecer tus normas por la palabra de Dios para tu vida, limítate a lo que conoces, busca buen consejo, y espera tener la paz de Dios antes de actuar.

La bendición del Señor es la que enriquece, y El no añade tristeza con ella.      (Proverbios 10:22).

Larry Burkett     

 

Deja tus comentarios