Ex homosexual cuenta como fue transformado por Dios

186

El norteamericano Luis Javier Ruiz, criado en una familia evangélica,  dijo que se descubrió homosexual en la adolescencia, pero lo ocultó de los padres por años.

En un testimonio dado a la Asociación Evangelista Billy Graham, Ruiz explica que vivieron mucho tiempo escuchando  ser gay “es una abominación” y que los homosexuales estaban “condenados al infierno.”

En conflicto con la familia, se alistó en las Fuerzas Armadas de EEUU, donde actuó por 15 años. Después de decidir abandonar la vida militar, se mudó a Orlando, Florida, donde se convirtió en parte de la comunidad LGBT.

El 11 de junio de 2016, decidió celebrar su cumpleaños con amigos en la discoteca Pulse. Pocas horas después, al inicio de la madrugada del día 12, el lugar fue invadido por Omar Mateen. Actuando en nombre del Estado Islámico, organizó una matanza en el lugar , dejando a 49 personas víctimas antes de ser matado por la policía.

Ruiz cuenta que fue golpeado por una bala de fusil en la pierna y acabó cayendo en el suelo de la discoteca, mientras intentaba salir, vio a personas siendo baleadas y muertas. “Mientras todo está sucediendo a mi alrededor, pensé: estoy a punto de morir, estoy a punto de ir al infierno”.

Al día siguiente, mientras estaba en el hospital para tratar la lesión, recibió la noticia que era VIH positivo.

Fue entonces, que Dios habló con él y Ruiz decidió volver a Dios. Yo dije: soy gay, Dios. Eso es lo que estás viendo. “He intentado cambiar muchas veces”, recuerda.

“Yo le entregué mi homosexualidad, mi vicio en pornografía, todo lo que hacía mal”, dijo. Entonces sintió el Espíritu Santo hablando a su corazón. A partir de allí, su vida cambió.

“Dios tenía otra cosa para mí. Y estoy agradecido porque ahora puedo compartir mi historia para el mundo, para que todos sepan que existe un Dios que cambia las personas]y las transforma “, asevera.

Él dice que muchos le preguntan cómo Dios cambió su sexualidad, pero él dice que fue un proceso. “Dios nos llama a la pureza porque la homosexualidad es un pecado”, enfatizó, “la clave para la transformación real es conocer a Cristo íntimamente y seguirlo”.

Hoy, él dice que trabaja para mostrar a la Iglesia que la comunidad LGBT necesita ser amada y ministrada, para que sepan que, aquellos que desean, también pueden ser sanados y libres del poder del pecado.

Deja tus comentarios