Éxodo 2:21-25

138
  1. Entonces Dios el Señor hizo caer al hombre en un sueño profundo y , mientras dormía, le sacó una de las costillas y le cerró otra vez la carne.
  2. De esa costilla Dios el Señor hizo una mujer, y se la presentó al hombre,
  3. el cual, al verla, dijo: ‘¡Esta sí que es de mi propia carne y de mis propios huesos! Se va a llamar ‘mujer’, porque Dios la sacó del hombre.’
  4. Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola persona. [8]
  5. Tanto el hombre como su mujer estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza de estar así.

Éxodo 3:1-6

Desobediencia del hombre

  1. La serpiente[1] era más astuta que todos los animales salvajes que Dios el Señor había creado, y le preguntó a la mujer: –¿Así que Dios les ha dicho que no coman del fruto de ningún árbol del jardín?
  2. y la mujer le contestó: –Podemos comer del fruto de cualquier árbol,
  3. menos del árbol que está en medio del jardín. Dios nos ha dicho que no debemos comer ni tocar el fruto de ese árbol, porque si lo hacemos, moriremos.
  4. Pero la serpiente le dijo a la mujer: –No es cierto. No morirán.
  5. Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman del fruto de ese árbol podrán saber lo que es bueno y lo que es malo, y que entonces serán como Dios.
  6. La mujer vio que el fruto del árbol era hermoso, y le dieron ganas de comerlo y de llegar a tener entendimiento. Así que cortó uno de los frutos y se lo comió. Luego le dio a su esposo, y él también comió.
Deja tus comentarios