Éxodo 8:30-32 / 9:1-9

199
  1. En cuanto Moisés salió del palacio del faraón, oró al Señor,
  2. y el Señor hizo lo que Moisés le pidió: los tábanos se alejaron del faraón, de sus funcionarios y de su gente.
  3. Pero el faraón volvió a ponerse terco, y no dejó ir a los israelitas.

Éxodo 9:1-9

La plaga en el ganado

  1. Entonces el Señor le dijo a Moisés: –Ve a ver al faraón, y dile: ‘Así dice el Señor, el Dios de los hebreos: Deja ir a mi pueblo, para que me adore.
  2. Si no los dejas ir, sino que los sigues deteniendo,
  3. el Señor descargará su poder sobre tus ganados que están en el campo, y habrá una peste muy grave. Morirán los caballos, los asnos, los camellos, las vacas y las ovejas.
  4. Pero el Señor hará distinción entre los ganados de Israel y los de Egipto, para que no muera ningún animal de los israelitas. ‘
  5. Además el Señor puso un plazo, y dijo: –Yo haré esto mañana.
  6. Al día siguiente, el Señor lo hizo. Todo el ganado egipcio murió, pero del ganado israelita no murió ni un solo animal.
  7. El faraón mandó a ver el ganado de Israel, y resultó que ningún animal había muerto. Sin embargo, se puso terco y no dejó ir a los israelitas.

La plaga de úlceras

  1. Entonces el Señor les dijo a Moisés y Aarón: –Tomen puñados de ceniza de un horno, y que arroje Moisés la ceniza hacia arriba, en presencia del faraón.
  2. La ceniza se convertirá en polvo y se extenderá por todo el país, produciendo llagas en todos los hombres y animales de Egipto.
Deja tus comentarios