Adolescente cristiano

0
206

Cuando se es joven, nada parece ser fácil y nada parece tener una salida. Los jóvenes se enfrentan a un mundo de cambios en todas las áreas de sus vidas, desde los estudios hasta su propio cuerpo.

En esta etapa de la vida se es demasiado joven para algunas cosas y demasiado viejo para otras, nunca se sabe cómo se reaccionará ante alguna situación y sobre todo no hay seguridad de que es lo que en realidad se quiere y no está mal, es simplemente parte del ser joven. Pero, a pesar de todo esto, no se debe olvidar que Dios siempre está presente, no importa la etapa de la vida por la que se esté pasando, Él está esperando que abramos nuestro corazón y entreguemos nuestra vida a Él. Es lo mejor que se puede hacer cuando se es joven.

En Eclesiastés 11:9, la palabra de Dios nos dice “Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer en tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos….”. Los jóvenes cristianos deben ser alegres, divertidos y entusiastas. Deben sobresalir por el gozo en sus vidas, recuerda Joven, somos una generación de jóvenes diferentes, y nos tenemos que caracterizar por nuestro gozo y entusiasmo para seguir y servir a Dios.

Joven, Dios no te prohíbe hacer nada, eres libre de hacer con tu vida lo que mejor te parezca, pero si lo sigues y aceptas como tu Señor y Salvador, sabrás que hay cosas que a Él no le agradan y por eso es mejor mantenerse alejados de ellas. Dios conoce tu corazón y sabe cuál es el camino que más te conviene. Debes aprender a disfrutar de la vida, caminando de la mano con tu creador.

En el versículo 10, nos dice la Biblia “Quita pues, de tu Corazón el enojo…”, es común que el enojo venga a nuestra vida, ya que no siempre se puede hacer lo que se quiere y no siempre las cosas resultan como se espera, sin embargo, la palabra de Dios es clara en este aspecto, debemos quitar el enojo de nuestro corazón, aunque sea difícil, Se debe tratar de enojarse menos cada día y así cumplir con lo que Dios nos manda.

Además, se nos dice en este versículo “… aparte de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad”, mal es sinónimo de pecado, entonces lo que debemos hacer es apartarnos del pecado, dejar atrás cualquier cosa que nos quiera separar de Dios y de su salvación y seguir el camino para el cual fuimos creados, Dios es nuestro camino y si queremos tener una vida de victoria debemos seguirlo y olvidarnos de todo lo que sea pecado.

Vimos que los jóvenes deben ser alegres, que deben quitar el enojo de sus corazones y apartar sus vidas del mal o el pecado, además de estos puntos, hay algunas cualidades que como jóvenes cristianos debemos tener.

Pastor Pablo Urbina

Deja tus comentarios