La familia cristiana está siempre gozosa

0
42

Por supuesto, todas las familias pasan por crisis. Crisis de identidad, económica, espiritual y de relaciones. Es muy difícil poder decir que pongamos buena cara al tiempo, sabiendo que todo es un desastre en nuestra familia. Los tiempos que corren no son precisamente los más adecuados para crear familias felices. Pero sin embargo, Dios derrama de Su gozo sobre todos y cada uno de sus miembros. Si la familia se deja guiar por el Espíritu Santo, si pone su confianza en Cristo a la hora de resolver sus problemas, entonces habrá alegría en el corazón de cada familiar.

Mi madre y mi padre, cuando nos reuníamos alrededor de la mesa para comer, a menudo contaban alguna anécdota cómica de algo que les había pasado durante el día. A veces, nos pasábamos un buen rato a mandíbula batiente mientras se enfriaba la comida. Reíamos y reíamos. Tras los últimos espasmos de carcajada, mi madre solía decir: “Seremos pobres, pero… ¿y lo que nos reímos?” Nunca se me olvidan esos días de carencias y dificultades porque me muestran lo que realmente llena de gozo a una familia cristiana: el cuidado y provisión de Dios. Podíamos estar pasándolo muy mal, pero siempre había tiempo para sonreír y echar una miradita al cielo para ver como Dios se encargaba de todo.

José Porras Evangelista

 

Deja tus comentarios