¿En la familia cristiana tanto el esposo como la esposa tienen iguales derechos…ambos en forma indistinta pueden ser cabeza del hogar?

0
122

Existen muchos hogares cristianos que al no considerar lo que estipula la Palabra de Dios, tienen serios problemas en la relación entre esposos.

Es definitivamente muy importante recordar lo que enseñan las Escrituras.

Luego de la caída en pecado de desobediencia del primer hombre y la primera mujer en el huerto de Edén, se provocaron juicios divinos que afectaron a ambos en su relación con Dios hasta ese momento y también en su relación entre ellos. A partir de la caída el hombre en el futuro ganaría su sustento con mucho esfuerzo y sacrificio y la mujer tendría multiplicados los dolores en sus preñeces y tendría que soportar que su esposo se enseñoree de ella.

En Génesis 3:16-17 dice: “16A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti. 17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida”.

La mujer desde entonces manifiesta en su naturaleza un fuerte deseo por su esposo. Esta profunda atracción y el dominio que ejerce el esposo sobre ella ocasionan muchas veces aflicción y sufrimiento pero que cuando obedece el mandato del Señor de sujetarse en amor a su esposo, se expresa en alegría y bendición.

Existe un orden establecido por Dios: el varón cabeza de la mujer. Cuando en los hogares se desobedece este principio espiritual y bíblico, existen muchos problemas e incluso se llega a la disolución del matrimonio.

El enemigo de las almas, Satanás, ha buscado y lo hace incesantemente destruir la institución del matrimonio a través de inspirar principios humanistas que contradicen la palabra de Dios. Un ejemplo muy conocido es el movimiento feminista que propugna la igualdad de sexos.

Pastor Eduardo Balderrama

Deja tus comentarios