¿Cómo se puede fomentar el amor en la familia?

0
168

Dando y recibiendo pequeñas expresiones de cariño, se pueden alegrar a nuestros seres queridos.

Veamos los puntos positivos y las virtudes de nuestro cónyuge, y no solamente las flaquezas. En lugar de críticas, destáquense las buenas cualidades recíprocamente, estimularán el amor y la superación.

Un esposo cambió su forma de pensar, frente a su esposa, cuando ésta tuvo que ausentarse por tres días, dejándolo al cuidado de los niños.

    He aquí el recuerdo de esa aventura:

    Abrir la puerta a los chiquillos que venían de la calle: 63 veces.

    Reñirles para que se callasen o estuviesen quietos: 22 veces.

    Intervenir para arreglar disputas: 8 veces.

    Perder los estribos: 12 veces.

    Atar cordones de los zapatos: 15 veces.

    Manchas en los pantalones: 3 veces.

    Comer mal: los tres días, etc.

    ¡Nunca he deseado volver a ver a mi esposa, tanto como ahora!

Evitemos las palabras ásperas y ofensivas. Cuando ambos eran novios se hablaban dulcemente. A medida que convivimos, debemos buscar de fusionar nuestra personalidad y mejorar nuestras relaciones.

El consejo de Dios es: “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” Colosenses 3:18-19.

Mantén puros tus pensamientos y no permitas que la expresión de tu rostro comunique enojo, desprecio o deseos de venganza. Hay diversos grados de silencio que pueden ser más destructivos que las palabras.

Deja tus comentarios