Una familia cristiana obra con benignidad y bondad

0
44

La familia que busca ser un bloque firme y sólido es aquella que lo fía todo a hacerse el bien entre los miembros de la misma. Todos nuestros deseos para con nuestros padres, hermanos e hijos han de estar dirigidos a la bendición. Cada acto que realizamos debe ser dirigido por la mano bien hechora de Cristo con el fin de que su testimonio sea irreprochable. No hay nada mejor en el seno de la familia que Dios aprueba que darse a los demás. Jesús decía que mejor es dar que recibir.

Ese espíritu de ayuda y auxilio entre familiares es algo legendario. Saber que puedes contar con cada uno de los de tu misma sangre, es algo que nos da seguridad y alegría.

Incluso cuando nos tenemos que separar de nuestro nido familiar, sabemos que las cosas no cambiarán con el tiempo y las circunstancias. Entender que tu familia está siempre al tanto de tu vida, de tus necesidades materiales y espirituales, de tus malos momentos y de tus éxitos, es algo que el dinero no puede comprar. Dios nos da de Su bondad para que la extendamos a los nuestros.

El Espíritu Santo nos muestra los instantes precisos y preciosos en los que podemos socorrer a la carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre.

José Porras Evangelista

Deja tus comentarios