Final de la tribulación: La segunda venida de Cristo. 2da Parte

135

Como dijo el apóstol Pablo: “y luego todo Israel será salvo”, y comentó que el tiempo de esta generación nacional seria cuando “venga de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad” (Ro. 11:26).

Es importante recordar que Dios Salvará a Israel debido a los compromisos del pacto hecho a Abraham y a los descendientes de Abraham. Pablo dijo que esta salvación está basada en el pacto de Dios con Israel: “Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados”. Pablo está haciendo referencia al nuevo pacto, un subpacto del pacto ibrahámico.

En Jeremías 31:31-34, Dios prometió que Él haría un “nuevo pacto”, con la casa de Israel y la casa de Judá. Este era el aspecto de la salvación del pacto abrahámico que estaría basado en la muerte de Cristo en la cruz. Pero el Israel nacional nunca ha entrado en un nuevo pacto. Los terribles sucesos de la tribulación quebrantarán su voluntad obstinada y abrirá sus ojos espirituales, y hará que acepte alegremente al Señor Jesús como su Salvador y Mesías, y lo introduzca en un nuevo pacto.

Jesucristo reclama el mundo para Dios al derrotar los enemigos de Dios. El periodo de la tribulación termina con el regreso de Cristo en poder y gloria (Ap. 19:11-21). Todos los enemigos de Dios que han resistido su autoridad y han atormentado a su pueblo afrontarán la destrucción.

Al parecer, cuando las naciones se reúnan en Palestina, serán alertadas de la venida de Cristo por la “señal del Hijo del hombre”, que aparecerá visible en el cielo (Mt. 24:30). Jesús dijo que su venida sería observada por todos los habitantes de la tierra (a diferencia del arrebatamiento) y se compararía al relámpago que resplandece en el cielo (Mt. 24:27). Todas las personas se darán cuenta que algo fenomenal está por suceder, y su respuesta será “lamentación”.  

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios