Fue borrada la imagen de Cristo decapitado

167

El conocido Instituto Goethe, de Porto Alegre, desde finales de abril está con la exposición de arte “Pixo / Grafito: Realidades Paralelas”. Entre las obras firmadas por Rafael Augustaitiz y Amaro Abreu, una de ellas generó gran polémica. 

En el muro externo se hizo una pintura representando a Jesucristo con la cabeza decapitada, sobre una bandeja. Para muchos residentes de la ciudad y personas que tomaron conocimiento de la imagen por internet, se trata de blasfemia.

El Goethe intentó minimizar las críticas a través de una nota, donde reclama de los “mensajes de odio” a causa de la imagen de Jesús decapitado, alegando que “En ningún momento fue intención del proyecto o del Instituto ofender sentimientos religiosos. Respetamos todas las creencias, manifestaciones y libertad de expresión”.

Pero acabó desmentido por el autor de la pintura. Hablando al diario Zero Hora, Augustaitiz explicó que su trabajo critica, sí, la religión. Él describió la obra como “Teolorgia 171”, que sería una mezcla de teología con el artículo 171 del Código Penal, que prevé el estelionato.

Sin pudor, aseveró que la cabeza de Jesucristo, roja y con ojos amarillos, mostraba su transformación en un demonio. “Dios, al ser decapitado, se convirtió en Diablo”, filosofa.

A pesar de su indiferencia hacia la fe de otras personas en las primeras horas del martes (primera), la cabeza de Jesús fue borrado con tinta negro por un desconocido, que pintó por pulverización sobre: ​​”Ha resucitado”.

Deja tus comentarios