Fuego de juicio.

41

Algo que he aprendido, es que el fuego de Dios es fuego de juicio, así como es fuego limpiador y sanador. Los ángeles cumplen una función en ejecutar el juicio de Dios en el mundo. En el Antiguo Testamento, Dios por medio del profeta Amós anunció que Él enviaría fuego “en el muro de Gaza” (Amós 1:7), en el muro de Tiro”, y “en Temán” para consumir “los palacios de Bosra”. “Así ha dicho Jehová”, declaró el profeta más adelante. “Vi al Señor llamar a juicio con un fuego que devoraba el gran abismo y consumía los campos” (Amós 7:4). El mismo fuego purificador que trae gozo, paz y sanidad castigará a los inicuos y traerá Su juicio sobre ellos. Este fuego viene del cielo y cumplirá su propósito establecido. Todos debemos despertar a esta verdad. Dios cumple lo que dice.

En cierta ocasión, mientras oraba, Dios me permitió ver en el lugar santísimo. Vi lo que parecía ser un cordel de fuego, estaba todo en llamas, los ángeles lo usaban como cinta métrica. Esto me recordó cuando el profeta Amós vio una plomada de albañil en la mano del Señor (Amós 7:7-8). Una plomada de albañil tiene cierto peso en un extremo y es usada para medir si una pared está derecha desde arriba hasta abajo. La plomada de albañil era una forma simbólica de demostrar que Dios medía las vidas de los israelitas para ver si eran espiritualmente rectos.

El juicio está siendo ejecutado desde hace algún tiempo. Dios quiere que nos volvamos a Él antes de que sea demasiado tarde. ¿Cómo pesará su vida ante Dios? Demasiadas veces el diablo trae espíritus de distracción para detenernos de escuchar la verdad. Nuestras vidas pueden ser medidas como rectas e íntegras sólo cuando recibimos al Señor Jesucristo y Su justicia por medio de la expiación que Él proveyó para nosotros para morir en la cruz, y a medida que nos mantenemos en su justicia por medio de la fe y la obediencia en Él. No debemos tomar esto ligeramente.

Hace poco, fui despertada durante la noche, tuve una poderosa revelación de un gran ángel. El tenía un pergamino grande en sus manos, el cual revisaba. Luego, abrió el pergamino desde sus dos extremos. El ángel me vio y dijo, “Así dice el Señor: Los archivos de los tiempos han sido abiertos en el cielo”. El ángel repitió esto tres veces y se fue volando.

Comencé a buscar a Dios sobre el significado de esto. El Espíritu Santo trajo a mis pensamientos el juicio que ha sido establecido para la tierra. Estamos viviendo tiempos como nunca antes. Pero con los problemas y el juicio de Dios sobre la tierra, también estamos viendo un gran derramamiento de su espíritu. Nuevamente, Dios no quiere que las personas experimenten el juicio, sino que se arrepientan y se vuelvan a Él por medio de Cristo.

Permitir que nos purifique con ese fuego, que nos limpie con su santa Palabra. Muchas veces, en oración, he visto los ángeles de Dios usando esa plomada de albañil llena de fuego. Leí un libro que escribió otra persona que vio el cielo, el escritor también vio la plomada de albañil encendida. Santos, Dios está colocando la lomada de albañil. Debemos prepararnos para la venida del Señor.

Mary K. Baxter. Escritora Cristiana  

Deja tus comentarios