Génesis 38:25-30 / 39:1-6

219
  1. Pero cuando la estaban sacando, ella le mandó decir a su suegro: ‘El dueño de estas cosas es el que me dejó embarazada. Fíjese usted a ver de quién son este sello con el cordón y este bastón.’
  2. Cuando Judá reconoció las cosas, dijo: ‘Ella ha hecho bien, yo mal, porque no la casé con mi hijo Selá.’ y nunca más volvió a acostarse con ella.
  3. El día que Tamar dio a luz, tuvo mellizos.
  4. Al momento de nacer, uno de ellos sacó la mano. Entonces la partera le ató un hilo rojo en la mano, y dijo: ‘Este salió primero.’
  5. Pero en ese momento el niño metió la mano, y fue su hermano el que nació primero. Por eso la partera lo llamó Fares, pues dijo: ‘¡Cómo te abriste paso!’ (3)
  6. Luego nació el otro niño, el que tenía el hilo rojo en la mano, y lo llamó Zérah. (4)

Génesis 39:1-6

José y la esposa de Potifar

  1. Cuando José fue llevado a Egipto, un egipcio llamado Potifar lo compró a los ismaelitas que lo habían llevado allá. Potifar era funcionario del faraón y capitán de su guardia.
  2. Pero el Señor estaba con José, y le fue muy bien mientras vivía en la casa de su amo egipcio.
  3. Su amo se dio cuenta de que el Señor estaba con José, y que por eso a José le iba bien en todo.
  4. Esto hizo que José se ganara la simpatía de su amo, que lo nombró su ayudante personal y mayordomo de su casa, y dejó a su cargo todo lo que tenía.
  5. Desde el día en que Potifar dejó a José a cargo de su casa y de todo lo suyo, el Señor bendijo a Potifar, tanto en su casa como en el campo.
  6. Con José al cuidado de todo lo que tenía, Potifar ya no se preocupaba mas que de comer. José era muy bien parecido y causaba buena impresión,

Deja tus comentarios