Génesis 42:22-33

175
  1. y Rubén les contestó: –Yo les dije que no le hicieran daño al muchacho;[2] pero no me hicieron caso, y ahora tenemos que responder por su muerte.
  2. Ellos no sabían que José les entendía, porque él había estado hablándoles por medio de un intérprete.
  3. José se apartó de ellos y se puso a llorar. Cuando regresó a donde ellos estaban y pudo hablarles, apartó a Simeón y , a la vista de ellos, hizo que lo ataran.
  4. Después ordenó que les llenaran de trigo sus costales, que le devolvieran a cada uno su dinero, poniéndolo dentro de cada costal, y que les dieran comida para el camino. Así se hizo.
  5. Entonces ellos cargaron el trigo en sus asnos, y se fueron de allí.
  6. Cuando llegaron al lugar donde iban a pasar la noche, uno de ellos abrió su costal para darle de comer a su asno, y vio que su dinero estaba allí, en la boca del costal.
  7. Entonces les dijo a sus hermanos: –¡Miren, me devolvieron mi dinero! ¡Aquí está, en mi costal! Todos ellos se asustaron mucho, y temblando de miedo se decían el uno al otro: –¿Qué es lo que Dios nos ha hecho?
  8. Cuando llegaron a Canaán, le contaron a su padre Jacob todo lo que les había pasado, y le dijeron:
  9. –El hombre que gobierna en aquel país nos habló en forma muy brusca, y nos acusó de haber ido a su país como espías.
  10. Pero nosotros le dijimos que éramos gente honrada y que nunca habíamos sido espías;
  11. que éramos doce hermanos, hijos del mismo padre; que uno ya no estaba con nosotros, y que el menor se había quedado contigo en Canaán.
  12. Entonces él nos dijo: ‘Con esto voy a ver si ustedes son de veras honrados. Dejen aquí conmigo a uno de sus hermanos y vayan a llevar un poco de trigo para sus familias,
Deja tus comentarios