EL gran Amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡Muy grande es su Fidelidad!

150

Deja tus comentarios