Gran testimonio de Soldado que perdió su brazo y pierna en Irak “Nunca le tuve rabia a Dios”

199

Noah Galloway un soldado que le cambio la vida drásticamente en el 2005, a causa de un dispositivo explosivo caso graves daños a las extremidades de su cuerpo, sin embargo el no culpa a Dios por lo que le sucedió. El soldado perdió el brazo izquierdo y la pierna izquierda.

Fue un ataque violento que dejó a Galloway en un estado emocional difícil. Él pasó a luchar por su recuperación.

Galloway, hoy es un famoso atleta, autor y conferencista inspirado, dijo recientemente a Pure Talk, una iniciativa de Pure Flix, responsable de producir películas cristianas, sobre su impresionante viaje de la crisis a la restauración.

Él dijo que estaba en el suroeste de Bagdad en su segunda visita a Irak en diciembre de 2005, en un lugar conocido como el Triángulo de la Muerte”, cuando la explosión sucedio.

Antes del ocurrir el incidente, Galloway recordó cuando él había ido en una misión anterior y regresó a su casa. Mientras él estaba cochilando para dormir, oyó que algunos de sus colegas soldados estaban volviendo a cuidar de algunas tareas rutinarias.

Galloway fue informado de que podría quedarse y descansar, pero decidió acompañar a la tripulación – una decisión que cambió para siempre su vida. “Yo no quería que fueran, algo malo sucediera y yo no estuviera allí.” Insistió en conducir el vehículo principal “, contó.

Entonces Galloway y sus colegas se aventuraron con los faros apagados y anteojos de visión nocturna, pero había un gran problema: había un hilo oculto, que provocó una explosión tan poderosa que mandó el vehículo al aire.

“Fue una bomba de borde de carretera lo suficientemente grande para hacer el coche volar lejos, no me acuerdo de nada”, dijo. “Me acuerdo de despertar en el día de Navidad en el hospital. No tenía idea de la condición que estaba”.

Galloway tuvo que entender que había amputado a dos miembros. Él dijo que sus emociones cambian siempre. “Me quedaba tipo: ‘Bueno, voy a estar bien’ y al día siguiente estaba enojado, al día siguiente me lloraba como un bebé”, explicó.

Deja tus comentarios