Mi hijo cumplió 18 años, ¿se va o se queda?

209

¿Qué puede hacer un padre con hijo que tiene más de 18 años que ha terminado la escuela, pero no está trabajando y que es un problema constante dentro y fuera de la casa? ¿Es posible desalojarlos?

La palabra de Dios nos da dos consejos sobre nuestros hijos adultos en Efesios 6:4 “Y vosotros, padres no exasperéis a nuestros hijos, sino críalos en disciplina y en la enseñanza del Señor”.

En términos generales y de acuerdo a la ley del estado los padres solo tienen obligaciones legales con respecto a los hijos menores de edad. Una vez que los hijos cumplen 18 años esas obligaciones legales terminan, aunque nunca termina el vínculo sanguíneo, la compresión, ni el amor de padres, ya que la palabra de Dios expresa que son herencia de Jehová. (Salmo 127:3-5).

Usted puede legalmente, de ser necesario desalojar un hijo adulto de su casa, si así fuese necesario, aunque esto parezca ser insensible y carente de amor. El problema con estos hijos adultos es que de conformidad con la “ley de responsabilidad parental de estado” Usted podrá ser responsable por daños personales o materiales causados por los “actos deliberados malintencionados” de un hijo irresponsable que todavía no tenga 19 años de edad, si realmente vive con usted.

De lo contrario, las leyes de protección de menores solo protegen a los menores de 18 años de edad, “una vez que cumplen 18, ya no son menores de edad y es entonces cuando la ley estatal dice que son mayores de edad para todos los efectos legales. Pero para un cristiano con conciencia y temor de Dios, un niño puede dejar de ser un menor de edad a los 18 años, pero no deja de ser su hijo. Y usted no deja de ser su padre. Sin embargo sus responsabilidades legales si se suspenden, pero no sus responsabilidades morales ante Dios.

Legalmente hablando, un hijo adulto que no quiere salirse del hogar puede ser desalojado. Si no hay un contrato de renta y no hay un acuerdo para pagar la renta, usted puede simplemente darle una notificación de desalojo que dice: “por la presente solicito posesión inmediata del domicilio en (su dirección). “Si aun así no se sale entonces usted puede llevar a cabo el proceso de levantar una demanda, ante un tribunal. Después de presentar la demanda el hijo/inquilino se le ofrecerá una copia de orden de desalojo y sumamos (citatorio). Él puede ir a la corte y solicitar un juicio. En un juicio para evitar el desalojo tendría que demostrar algún derecho para vivir en su casa o algún defecto en la forma en la que usted siguió los pasos para desalojarlo.

Esto es bastante duro, pero en tiempos pasados se podría ser aún más duro. En al antiguo Testamento de la Biblia, los padres podían llevar a un niño desobediente a los ancianos de la ciudad y decir “Este hijo nuestro es terco y rebelde, no obedece nuestra voz es un glotón y borracho, “entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán con piedras morirá”. Al parecer la simple amenaza “todo Israel oirá y temerá”, los niños obedientes y las cosas nunca tendrán que llegar a tanto.

Es mi opinión personal que es una irresponsabilidad inhibirse de los hijos, sean jóvenes o adultos, abandonarlos a su suerte, cuando las obligaciones parentales están bien claras como cristianos y hay una obligación moral de cumplirlas, inhibirse de proporcionarles la manutención obligatoria, legal o extra legal, es un abandono, por muchas peleas o diferencias que haya habido en el hogar. Inhibirse de los graves problemas que pudieran tener los hijos, aunque estén viviendo independientemente, también es faltar al compromiso familiar, que en un día adquirimos como padres. Los hijos, como los padres, son para toda la vida, no como amigos, que se pueden prescindir de ellos, cuando conviene a las partes. Ore por sus hijos, batalle en las rodillas, y verá como Dios interviene a su favor.

Pastor Crispi Casiano

Deja tus comentarios