Ideas para crear recuerdos que le ayudarán a ganarse a la gente. 1ra parte

145

Iniciativa: Haga que algo suceda

Los recuerdos no nos buscan a nosotros; nosotros tenemos que buscarlos. Mejor aún si lo hacemos intencionalmente, podemos crear recuerdos. Si usted menciona la palabra carruaje a mis amigos Dan y Patty Reiland o a Tim y Pam Elmore, le puedo decir exactamente en qué pensarán ellos. Ellos pensarían en un día de otoño en la ciudad de Nueva York cuando hicimos algo que todavía nos hace reír. Después de comer, yo alquilé tres carruajes tirados por unos choferes en bicicleta. Hicimos una carrera desde Manhattan hasta Macys. Cada pareja tenía que ver como motivaba a su chofer para que ganara (podían usar cualquier incentivo financiero). La cerrera fue muy reñida durante todo el trayecto y nosotros nos reíamos mucho.

Todavía nos reíamos cuando pensamos o miramos las fotos que tomamos esa día, pero nunca hubiera sucedido si no lo hubiéramos iniciado.

Tiempo: Invierta tiempo en lograr que algo suceda

Por años los padres han debatido el tema del tiempo de calidad comparado con la cantidad de tiempo. Como padre y abuelo, he descubierto que se necesita de una cantidad de tiempo para poder encontrar el tiempo de calidad. Si usted no se esfuerza no podrá crear un recuerdo.

¿No se ha dado cuenta que la mayoría de los recuerdos que usted tiene son con personas con las que pasa la mayor parte del tiempo? Es lo que me pasa a mí. Si quiere crear recuerdos con su familia, invierta tiempo con ellos. Si desea crear recuerdos con sus empleados, no lo logrará detrás de la puerta de la oficina. No se puede crear recuerdos en la gente si no se pasa tiempo con ellos.

Planteamiento: Plantee para que algo suceda

La mayoría de las personas no dirigen sus vidas, las aceptan. Esperan que las experiencias memorables sucedan sin sacar el tiempo para planear una experiencia que formará un recuerdo. Uno de los recuerdos más extravagantes que yo he planeado con Margaret, mi esposa. Fue en nuestro vigésimo quinto aniversario. Decidimos compartirlo con treinta de nuestros amigos más cercanos, para ello alquilamos un yate y los recogimos en la bahía de San Diego. Una vez abordo, tuvimos una comida deliciosa y luego los sorprendimos invitando a Frankie Valens para que cantará algunas de sus canciones “Sixteen Candles” (Dieciséis velas). Nuestros amigos estaban encantados, pero el momento más memorable fue cuando Margaret y yo dijimos unas palabras acerca de cada uno de los invitados y porque ocupaban un lugar especial en nuestros corazones. Esa noche fue un gran recuerdo para Margaret y para mí, pero también fue un gran recuerdo para los que asistieron.

John C. Maxwell

Deja tus comentarios