Ideas para crear recuerdos que le ayudarán a ganarse a la gente. 2da parte

133

Creatividad. Busque una manera de lograr que algo suceda

¿Qué hace usted cuando se encuentra en un evento donde esperaba tener un recuerdo que compartir pero nada parece suceder? Sea creativo. Me han pedido muchas veces que relate la historia acerca de un campeonato de boliche que fui a ver a San Diego hace quince años. El juego estaba tan aburrido que yo terminé comprándoles periódicos a los de mi sección para que así tuviéramos algo que hacer. Otro tipo que estaba a mi lado, por no querer quedarse atrás, compró cien bolsitas de maní y las distribuyó en toda la sección. Los dos recibimos una gran ovación y pronto los periodistas se enfocaron más en nosotros que en el juego. No me acuerdo quien ganó, pero esa noche nunca la olvidaré. Sé que tampoco lo harán los amigos que fueron conmigo.

Experiencias compartidas. Logre hacer que algo suceda de manera conjunta

Los recuerdos se comparten si se experimenta con alguien que ama. Hace varios años nuestra familia fue de vacaciones al parque Jasper en Canadá. Mientras nos encontrábamos allí, llevé a mis hijos, Elizabeth y Joel Porter a pescar. Cuando volvimos a la cabaña, llamamos por teléfono a Margaret para decirle que íbamos en camino y ella nos preguntó cómo nos había ido.

“Pescamos ocho truchas”, le dijo Joel, aparentando serenidad aunque yo sabía que se sentía orgulloso. En el camino íbamos comentando lo grandioso que sería cenar las truchas que habíamos pescado. Cuando llegamos, llevamos las truchas a la cocina pero nos encontramos con la sorpresa de ver cuatro pedazos de carne listos para ser comidos.

“¿Qué es esto?” le preguntó Joel a su madre. “¡Pescamos ocho truchas! Y queremos cenar truchas”.

Margaret empezó a reírse. “Pensé que sólo habían atrapado una trucha, por eso fui a comprar los bisteces”

Yo comencé a reírme y también Elizabeth. Finalmente, Joel dijo: “Mamá no es muy buena con los números. ¿Verdad?”

Esto sucedió cuando nuestros hijos tenían once y trece años. Ahora, cada vez que hacemos una comida al aire libre, mis hijos recuerdan la historia de las truchas. Hasta la fecha, ya casados y con sus propios hijos, todavía disfrutan decir: “Mamá no es muy buena con los números” y eso nos hace reír.

John C. Maxwell

 

Deja tus comentarios