India: Es amenazado de muerte por un pastor por predicar el evangelio

239

Durante el inicio del presente mes, un pastor y miembros de su congregación fueron golpeados en el estado de Bihar, India. Los seguidores de Jesús realizaban su acostumbrado culto al aire libre cuando fueron sorprendidos por radicales hindú. Los agredieron, culpándolos de hacer “conversiones forzadas”.

El pastor Bangali Das expresó a International Christian Concern, que no va a parar de predicar: “Como estoy trabajando para el Señor, siempre me he preparado para cualquier tipo de dificultad, persecución o peligro. “Estoy preparado para pagar el precio por servir a mi Dios”.

Bangali, todavía se recupera de la golpiza propiciada, teniendo como consecuencia dificultad para respirar por las lesiones internas. Das sirve a Dios como pastor hace 12 años y dice que en reiteradas oportunidades ha sido amenazado, sin embargo él encuentra en la Biblia muestras de valor que lo inspiran.

“Grandes hombres de Dios como Sadrac, Mesac y Abednego, además del profeta Daniel, fueron perseguidos y amenazados, pero no retrocedieron. Veo que es una ocasión para glorificar a Dios como ellos. Yo seguiré trabajando para el Señor, a pesar de todos estos obstáculos y dolores.

El pastor tiene su hogar en Tetua. Cuenta que cuando se mudó allí, hace unos años, la ciudad no contaba con ninguna iglesia cristiana. Él emprendió la tarea de predicar el Evangelio de Jesús en las calles y vio su ministerio progresar velozmente. En la actualidad, ya a los cultos del domingo asisten unas 200 personas. Lamentablemente en febrero del presente año, los creyentes fueron expulsados ​​del edificio que arrendaban por las autoridades de la localidad, tras una denuncia emitida de forma anónima. .

Debido a que quedaron sin edificación para el culto, el pastor y su congregación tomaron la decisión de realizar todos los domingos sus cultos al aire libre, bajo la sombra de árboles. Posteriormente empezaron a llegar más personas. Es por ello que tuvieron la iniciativa de construir una ‘mutt’, especie de cabaña con techo de paja y sin paredes alrededor.

Tal crecimiento de la congregación provoco molestia a los líderes hindúes. “Los fanáticos no les gustó ver adoración a Dios en lugares abiertos, así que me golpearon y golpearon”, explicó el pastor, recalcando que el domingo 4 de noviembre el culto fue detenido por unos 150 hindúes. Asimismo aseveró que cerca de 90 personas se encontraban en la iglesia improvisada en aquel momento, la mayoría mujeres.

“Nos rodearon y empezaron a golpearnos”, dijo Das. “Dos hombres me sostuvieron y empezaron a agredirme. Ellos me tiraron al suelo y continuaron golpeando hasta que me quedara inconsciente. Indicó también el pastor.

El líder sigue recuperándose de las heridas en la cabeza, lo que le impide permanecer en pie por mucho tiempo. Él señala que todos saben de los riesgos de nuevos ataques, pero no cerraran la iglesia.

Deja tus comentarios