Interpretación profética correcta

214

Esperemos que esta breve exposición de algunas de las reglas de la interpretación profética haya acentuado la importancia de nuestros principios hermenéuticos. Sin claros principios interpretativos como guía no llegaremos a obtener claras interpretaciones. Los pasajes proféticos de las Escrituras pueden ser difíciles porque abordan acontecimientos que todavía no han sucedido. Las profecías que se han cumplido totalmente se han cumplido literalmente, y esto nos da la confianza de esperar que las declaraciones proféticas que aún no se han cumplido (o cumplido totalmente) también terminen por cumplirse literalmente. Creemos que Jesucristo regresará literalmente a esta tierra a reinar en su segunda venida, porque Él literalmente vino a esta tierra la primera vez, al nacer de la virgen María en Belén.

Al estudiar la palabra profética debemos hacerlo con atención personal y dependencia consciente en el Espíritu Santo, el autor y revelador  de la verdad de Dios. De este modo, bien podríamos desarrollar algunas convicciones fuertes cerca de la profecía bíblica.   No está mal tener firmes creencias acerca de las profecías, aun cuando algunos podrían sugerir que las fuertes convicciones relevan una estrechez de pensamientos. Pero mantener firma nuestra posición escatológica no nos da licencia para atacar personal y mordazmente los compañeros creyentes que se adhieren a posiciones diferentes. Desdichadamente, el enojo y la arrogancia han acompañado los debates escatológicos del pasado y el presente. Desde luego, es legítimo cuestionar una posición a la luz de las Escrituras. Pero atacar a quien mantiene dicha posición, al cuestionar su inteligencia y carácter, es claramente un asunto diferente. Al mantener nuestro punto de vista, necesitamos reflejar al Señor Jesús, en toda la gracia y verdad.

Paul N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University.

 

Deja tus comentarios