Un intervalo necesario entre el arrebatamiento y la segunda venida. 1ra parte

45

Varios sucesos que se encuentran en las Escrituras después del arrebatamiento, pero antes de la segunda venida: 1. El tribunal de Cristo; 2. La cena de las bodas del Cordero; y 3. La salvación de personas después del arrebatamiento, que entonces poblaran la tierra durante el reino milenario. El arrebatamiento pretribulacional de la iglesia proporciona el tiempo necesario para que sucedan estos acontecimientos (como lo hace la perspectiva del arrebatamiento midtribulacional) pero presenta serias dificultades para la posición postribulacional.

El Señor Jesús prometió que cuando regrese en el arrebatamiento, llevaría a sus seguidores a la “casa del Padre” en el cielo (Jn. 14:1-3). Jesús prometió que llevaría consigo a los creyentes, lo cual significa que serían tomados desde su morada en la tierra hasta el lugar donde Él habita, es decir, el cielo. Él no los llevará a la tierra, porque prometió llevarlos al cielo y también porque los santos de la iglesia deben participar de varios sucesos importantes antes de la segunda venida. Aquellos sucesos incluyen: 1. La recompensa de los creyentes. 2. La cena de las bodas del Cordero, 3. La salvación de aquellos que entrarán al reino milenario en cuerpos no glorificados.

Primero, deben ser  recompensados. La recompensa de los creyentes está estrechamente ligada al regreso del Señor en varios pasajes de las escrituras (p. ej. Ap. 22:12). Esta recompensa de los creyentes en la iglesia es comúnmente llamada “el tribunal de Cristo” (o el “estrado”). Su propósito no es determinar el destino eterno de los creyentes, porque ellos ya han sido determinados. La razón para este tiempo es recompensar a los creyentes por su servicio fiel al Señor durante los días sobre la tierra (1 Co. 3:11 4:5;2 Co. 5:10).

Al parecer, este acontecimiento ocurre en relación con el arrebatamiento, pero antes de la segunda venida porque, en la segunda venida, estos creyentes ya han sido recompensados. La iglesia ha sido recompensada en Apocalipsis 19:8, donde Juan declara que “a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos”. Las vestiduras representan las recompensas. El hecho de que la novia esta vestida de hermosas vestiduras indica que ya ha recibido su recompensa por sus obras de justicia. Queda claro que este acontecimiento sucede justo antes que el Señor Jesús descienda del cielo para conquistar al mundo como Rey de Reyes y Señor de señores. El tribunal de Cristo, por consiguiente, debe suceder antes de la segunda, pero después que la iglesia sea llevada al cielo por el Señor Jesús. Esta recompensa de los creyentes implica la necesidad de cierta cantidad de tiempo. Y aun arrebatamiento que ocurra antes de los últimos siete años contempla dicha necesidad de tiempo.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

Deja tus comentarios