Judía se entrega a Cristo tras la aparición de un Ángel.

522

Criado bajo el Tora, Alyse Merritt creció como una devota judía, rechazando todas las cosas que tenía que ver con el cristianismo.

Lo que sabía era que Jesús era un falso Dios de los gentiles, ya que eso fue inculcado en nuestras mentes desde que éramos muy pequeños. “Yo creí que era católico o italiano a causa de todo lo que había visto en la televisión”. Dijo Alyse a la CBN News.

Un hombre que media unos dos metros de altura, con ojos azules, entró un día. Él llevaba una Biblia blanca muy grande, del tamaño de una Biblia familiar. En ese momento comenzó a contarme el Evangelio de esta Biblia y que Jesús era realmente judío. Por primera vez en mi vida, me dijeron que Jesús era un salvador judío y que él era mi Mesías”, contó Alyce.

Alan continuó testificando sobre el Evangelio para Alyse  durante siete meses. “Él contaba que Jesús es el cordero que fue muerto antes de la fundación del mundo, y que sin el derramamiento de sangre, no hay remisión de pecado. 

Es por eso que un día pensé en el judaísmo, cada año en el Yom Kippur, el Día de la Expiación, se sacrificaba un animal como símbolo de la expiación. Pero nosotros ya no poseemos un templo. Entonces pensé ‘¿Cómo fuimos expiados?’, Relata.

Luego de pasar 7 meses, Alyse se rindió a Cristo y aceptarlo como su salvador. “Luego de esa experiencia, Alan desapareció”. Sin embargo,  “Fui a llamarlo en la línea telefónica en donde converse con él  durante 7 meses y la línea fue desconectada. Volví a la tienda donde siempre lo veía y desapareció.

Durante un año buscando Alan, pero Alyse vio su cara en un cuadro que estaba colgado en la pared de la sala de una amiga de la iglesia. Alyse comenzó hacer muchas preguntas a su amiga: “¿Dónde has conseguido esta foto? ¿Quién pintó eso?”.

Ella y su marido le dijeron que era un ángel que su amiga había testificado cuando estaba en el lecho de muerte. Un angel apareció y le dijo que la sanaría”. Explicó.

Alyse no volvió a ver a Alan y cree que el poder sobrenatura de Dios hizo un papel importante en su salvación. “sin importar lo que hagas, todos los días debemos brillar la luz de Jesús. La vida que el Mesías tuvo fue de sacrificio. Lo que también enseñaba a mis hijos es que nada es sobre nosotros. Y día a día, cargamos nuestra cruz y seguimos a él”. Concluyo.

Deja tus comentarios