¿La boda civil es importante?

120

En países como México, el gobierno requiere cierta documentación y testigos para formalmente llamarle “matrimonio” y así, ser reconocido jurídicamente y obtener beneficios como pareja. Recordemos que, como cristianos es importante estar casados legalmente si el gobierno lo exige pues Romanos 13:1-2 nos dice:

“Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas. Por consiguiente, el que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto; y los que se han opuesto, sobre sí recibirán condenación”.

Hay muchas parejas que viven en concubinato, es decir, hacen vida marital sin estar casados legalmente, esto se ha vuelto muy “normal” en un mundo inmoral, donde se promueve la actividad sexual sin compromiso alguno, pero esto es fornicación, es pecado. La Palabra de Dios es clara y nos manda a abstenernos de las relaciones sexuales antes del matrimonio, la única forma de hacerlo sin que sea una ofensa a Dios es cuando somos marido y mujer.

“Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin mancilla, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios” (Hebreos 13:4).

Esto puede parecer “exagerado” para quienes no están de acuerdo con la Palabra de Dios, pero has que diferente sería nuestra sociedad si tan solo entendiéramos que cuando Dios prohíbe el sexo fuera del matrimonio, es para protegernos. ¿Cuántos niños abandonados hay por causa de embarazos no deseados? ¿Cuántos abortos se efectúan diariamente en todo el mundo? ¿Cuántos casos de enfermedades de transmisión sexual conoces? ¿Cuántos divorcios por adulterio o por fornicación existen hoy día? ¿Cuántas madres solteras sufren ahora? El número sería muchísimo menor en cada uno de esos casos, si tan solo cumpliéramos con ese mandato. No con esto quiero decir que todos se casen para poder tener relaciones sexuales, la intención es hacer notar que, si estamos viviendo en concubinato, el matrimonio es importante para no estar en pecado de fornicación.

Karla Martínez. Miembro de la Iglesia Ebenezer en Puebla México. 

Deja tus comentarios