¿Por qué la familia cristiana falla en reflejar a Cristo y su relación con la Iglesia?

313

Empezamos a fallar cuando empezamos a actuar fuera de su propósito  a tomar el diseño (y mandatos) de Dios como caprichos de un Ser que “nos quiere hacer la vida imposible.”

Es por esto que debemos entender que Dios no nos diseñó para martillar clavos con los ojos. De hecho, hay que darse cuenta de que Dios no nos diseñó para ser martillos en lo absoluto y que comportarse fuera de este diseño no es beneficioso. Interesantemente, cumplir con el diseño provoca que prosperemos dentro de él.

Lo que estanos diciendo, en pocas palabras es lo siguiente: los cristianos no están prosperando en el área de matrimonio y familia  porque los cristianos no están funcionando de acuerdo con su diseño.

Por lo tanto, dentro de la familia tenemos el potencial de ser una lección objetiva y tangible al mundo, pero sólo si tomamos las instrucciones de Dios en serio – como si tuviesen que ver con nuestra realidad.

Por ejemplo, la falta de amor en la Iglesia provoca que las personas rechacen a Cristo (Juan 17:21). El amor demostrado en nuestras familias personales será de testigo al mundo que Dios tiene un buen plan para la humanidad, aunque la humanidad haya perdido la capacidad de sobrellevarlo. La iglesia tiene las herramientas, pero las ignora – y eso trae consecuencias.

Actualmente, ¿por qué las familias dentro de la iglesia tienen las mismas desgracias que las familias que no están en la iglesia?

Fuera de la iglesia, las actitudes que tenemos sobre la sexualidad en general, las ‘bases’ que ponemos para el matrimonio, y dejando a Dios fuera de los procesos de relaciones emocionales son un reflejo de cómo la sociedad secular lo ve.

Si vivimos haciendo lo mismo que todo el mundo hace en cuanto a nuestras relaciones amorosas y el matrimonio, ¿por qué nos sorprendemos cuando los resultados son iguales? Debe ser esperado que la taza de divorcio sea igual entre cristianos y no cristianos, por ejemplo. Si no dejamos que Cristo sea la diferencia, ¿qué más se puede esperar?

La incesante corrupción del modelo bíblico del matrimonio y la familia entre cristianos también tiene otras ramificaciones. Hay muchos ejemplos de por qué este modelo abarca toda la experiencia humana. El centro es este: estamos diseñados para operar bajo este modelo bíblico. De hecho, no sólo operar bajo este modelo, sino ser criados en él.

Deja tus comentarios