¡La gran necesidad de un esposo!

280

¿Sabían ustedes que Dios nunca mando a las esposas a amar a los esposos?

Sin dudas, Dios espera un amor así. Pablo le dijo a Tito que las mujeres mayores debían “aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos” (Tito 2:4). Pero el mandato básico de Dios es que las esposas respeten a sus esposos.

No se puede negar que los hombres tienen mucho ego…con una gran necesidad de reconocimiento. Así como las mujeres tienen necesidad de ser amadas, los hombres tienen necesidad de ser respetados. Es por eso que Pedro les dice a las esposas que no usen sus lenguas para cambiar a los esposos desobedientes sino que más bien usen la reverencia (1Pedro 3:1-2)

Cuando la esposa de un hombre le brinda respeto, él es más propenso a devolver ese respeto con el amor y la seguridad que ella busca.

Sara le decía a Abraham “Señor”, reconociendo así su posición como líder del hogar y también como una demostración de respeto sincero (1Pedro 3:6). Eso agradaba a Abraham pero, lo que es más importante, “le agradaba a Dios”.

De hecho, Dios honró tanto a Sara *que le dio un hijo cuando ella ya tenía 90 años! Y él honrará su sumisión también.

Muchos hombres no reciben respeto en sus trabajos o en el mundo, donde se le ve como inferiores sin importar su edad. Es necesario un lugar donde sepan que se les respeta.

Ese lugar, en el sabio plan de Dios, debe ser el hogar.

Que la esposa respete a su esposo. Efesios 5:33

Pastores Tony y Lois Evans

Deja tus comentarios