La iglesia es el nuevo Israel. 1ra parte

82

La perspectiva predominante en la iglesia desde los tiempos post-apostólicos ha sido la teología del reemplazo. Esta perspectiva sostiene que el pecado y el error de Israel provocaron que Dios desechara al Israel nacional completa y permanentemente, y lo reemplazara por la iglesia. Las promesas dadas a Israel en el Antiguo Testamente han sido transferidas a la iglesia. Esta perspectiva se denomina a veces “supersesionismo”, porque se dice que la persona y obra de Cristo y la comunidad de creyentes (es decir, la iglesia) que resultó de su obra, suplantaron al Israel nacional. Esta la posición de la mayoría en la teología del pacto. Wayne Grudem apoya esta perspectiva. “Que más hace falta decir para afirmar que la iglesia se ha convertido ahora en el verdadero Israel de Dios y recibirá todas las bendiciones prometidas a Israel en el Antiguo Testamente”

Luis Berkhof considera que la iglesia siempre existió y, no obstante, difiere del Israel nacional.

Después del éxodo, el pueblo de Israel no solo estaba organizado como una nación, sino que también constituía la iglesia de Dios… toda la nación constituía la iglesia; y la iglesia estaba limitada a aquella nación de Israel, aunque los extranjeros podían entrar en ella ser incorporados a la nación… La iglesia del Nuevo Testamento es esencialmente una con la iglesia de la antigua dispensación. En lo que respecta a su naturaleza esencial, ambas consisten de verdaderos creyentes y solo de verdaderos creyentes… Sin embargo, surgieron varios cambios importantes a raíz de la obra consumada de Jesucristo. La iglesia empezó a funcionar al margen de la vida nacional de Israel y se estableció como una organización independiente.    

La declaración de William Cox representa la posición de la teología del reemplazo.

El Antiguo Testamento registra dos clases de promesas que Dios hizo al Israel nacional: promesas nacionales y promesas espirituales… las promesas espirituales aún se siguen cumpliendo a través de la iglesia en el presente. Todas las promesas nacionales de Israel de Israel o se han cumplido o se invalidaron debido a la incredulidad.

Si bien hay algunas variaciones dentro de ese punto de vista teológico, ha habido una unidad esencial en cuanto a que Dios desechó al Israel nacional y lo reemplazó por la iglesia. Los escritos de algunos de los padres de las iglesias (tales como Orígenes y Justino Mártir), así como los concilios de la iglesia, han promovido una actitud antijudaica, vista con frecuencia en la teología del reemplazo. Como Ronald Diprose menciona: “Algunos cánones antijudaicos se formularon con el contexto de los concilios, tales como el Concilio de Calcedonia, que sigue vivo en la memoria de la iglesia como el acontecimiento en el que se definió la ortodoxia”. Diprose concluye: “De este modo, podemos hablar del desarrollo paralelo de una teología ortodoxa por un lado y una postura antijudaica oficial por el otro”

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios