La necesidad de un tiempo de intervalo entre los sucesos.

146

El segundo argumento tiene que ver con los sucesos que se producen entre el arrebatamiento y la segunda venida, que precisan de un intervalo de tiempo entre los dos. Para resumir, la recompensa de los creyentes (tribunas de cristo), la cena de las bodas del Cordero y la salvación de personas después del arrebatamiento son los tres sucesos intermedios entre el arrebatamiento y la segunda venida.

Apocalipsis 19 coloca la cena de las bodas del Cordero en el cielo inmediatamente antes de la segunda venida. La novia (que representa la iglesia) está vestida de lino fino, el cual se dice que son las obras justas de los santos. Por consiguiente, ella ha sido recompensada, lo cual significa que el tribunal de Cristo (Donde los creyentes serán recompensados) ya ha ocurrido. Es poco probable que estos sucesos tengan lugar en relación con un arrebatamiento postribulacional. Si fuera así, la iglesia seria arrebatada del mundo al final de la tribulación y regresaría inmediatamente a la tierra con Cristo y aún participaría del tribunal de Cristo y las bodas en un momento dado. Es verdad que Dios puede hacer cualquier cosa que quiera, pero también es verdad que Él haría que estos sucesos sean significativos para su pueblo, el cual parecería requerir que transcurra algún lapso de tiempo.

El tercer suceso que debe tener lugar después del arrebatamiento es la salvación de las personas que entrarán al reino mesiánico con un cuerpo no glorificado. Los profetas del Antiguo Testamento son explícitos en cuanto a la necesidad de haber personas entre el reino milenario con sus cuerpos mortales. Esta realidad posee un gran problema para aquellos que son premilenaristas y a la vez postribulacionistas. Cuando el arrebatamiento tenga lugar, cada creyente será llevado de la tierra y glorificado. Si el arrebatamiento fuera a tener lugar al final de la tribulación, no quedaría nadie para entrar al reino con cuerpos no glorificados a fin de repoblar la tierra. ¿Quién podrá sostener en pie delante del Señor Jesús en su segunda venida en “el juicio de las ovejas y los cabritos” cuando no queden “ovejas” en la tierra?

Esto les presenta un problema enorme a los postribulacionistas, que todavía no han propuesto una solución bíblica sólida. Algunos han sugerido que las personas no salvas entrarán al reino milenario, mientras que otros especulan que los 144.000 célibes serán los no glorificados que entren al reino. Esto parece estar en desacuerdo con las enseñanzas de varios pasajes bíblicos sobre este asunto.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

 

Deja tus comentarios