La perspectiva del arrebatamiento parcial. 1ra parte

154

Creencias distintivas

Dentro de la rama del pretribulacionismo está la perspectiva de que solo algunos creyentes de la iglesia serán tomados en el arrebatamiento, el cual será antes de la tribulación. Esta perspectiva, que formuló por primera vez a mediados del siglo XIX, enseña que solo los cristianos espirituales y files serán tomados por Cristo en el arrebatamiento: “Es arrebatamiento parcial enseña que solo aquellos creyentes que estén velando y esperando el regreso del Señor serán hallados dignos de escapar del espanto de la tribulación al ser tomados en el arrebatamiento”. Aquellos cristianos que entren el periodo de la tribulación por no estar preparados (debido a su mundanalidad y carnalidad) o serán arrebatados en algún momento durante la tribulación o al final de ésta, o no serán arrebatados en absoluto.

El arrebatamiento parcial postula la creencia de que durante la tribulación serán arrebatados varios grupos de creyentes. Éstos son los que después de entrar a la tribulación den un giro espiritual a su vida. La tribulación será un tiempo de purificación del pecado y carnalidad de estos creyentes. Después de esto podrán ser arrebatados. Por consiguiente, el ser arrebatado es considerado como una recompensa por ser fiel a Cristo. Estos tiempos de arrebatamiento se encuentran en Apocalipsis 7:9-14; 11:2; y 16:15. Si un creyente no es un “vencedor”, ese creyente no será arrebatado hasta después del reino milenario, por lo tanto se perderá una gran bendición.

Un ejemplo de Mateo ilustra el enfoque. En 24:40-51, se exhorta al pueblo de Dios: “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor… por tanto, también vosotros estad preparados; porque  el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (24:42,44). Aquellos que escojan no velar ni esperar serán tratados con severidad (24:51). Los que sostienen el arrebatamiento parcial han señalado que el texto habla de dos mujeres que están moliendo; una será tomada y la otra será dejada (24:41). Ellos argumentan que la palabra para “tomado” (paralambano) también se usa en Juan 14:3 para el arrebatamiento, y Mateo 24 está enseñando que una mujer es tomada en el arrebatamiento y la otra mujer es dejada para participar en la tribulación. A primera vista, parecen tener razón; pero, tras un mayor análisis, el texto no confirma esta posición.

Primero, el enfoque de Mateo 24 está en el período de tribulación en sí y no en el tiempo previo a la tribulación. Las dos mujeres del texto ya están el periodo de la tribulación, no están en la era de la iglesia vislumbrando la tribulación. Segundo, el contexto tiene que ver con la nación de Israel en los últimos tiempos, no con la iglesia. Tercero, la palabra griega paralambano no es un término técnico para arrebatamiento. Se usa en una variedad de formas en el Nuevo Testamento y no puede tomarse como un símbolo del seceso del arrebatamiento. Cuarto, la poderosa traslación de los creyentes en el arrebatamiento simplemente no se encuentra en este pasaje. La clase de suceso que Pablo describe en 1 Tesalonicense 4 no se encuentra en este pasaje.

Este texto de Mateo 24 aborda los días justo antes de la segunda venida de Cristo a la tierra. Por consiguiente, es mejor entender el texto como la enseñanza de que la mujer que estaba moliendo y que fue tomada, fue tomada en juicio; mientras que la mujer que quedó, fue dejada para entrar al reino milenario.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Leer más: La perspectiva del arrebatamiento parcial. 2da parte

Deja tus comentarios