La teoría del “Sueño del alma”. 1ra parte

139

Esta es la posición teológica de algunos grupos (tales como los adventistas del Séptimo Día), que aducen que no hay una existencia consciente entre la muerte y la resurrección. Este concepto de falta de existencia durante el estado intermedio se basa, en parte, en los versículos que hablan de la muerte como “dormir”. La perspectiva del “sueño del alma” (o más acertadamente “extinción del alma”) se apoya completamente en la perspectiva de la naturaleza del hombre que niega que al morir haya una existencia separada de la parte inmaterial del hombre (alma o espíritu). No está al alcance de este capítulo tratar la naturaleza del hombre para demostrar que el alma y el espíritu pueden existir separados del cuerpo. Pero cuando se entiende correctamente que una persona tiene tanto una parte material como una inmaterial, es evidente que “dormir” se usa de modo figurativo:

Todos saben, por su puesto, que el cuerpo duerme hasta la resurrección, de tal manera que se vuelve inconscientes, insensible. Cuando se dice que duerme, es en referencia al cuerpo, no al alma. Aquellos que enseñan el sueño del alma simplemente han confundido el sueño del cuerpo con el del alma. El sueño del alama no se enseña en ninguna parte de la Biblia. Cada vez que parece la palabra dormir se usa en relación con la muerte, y el contexto deja claro que se aplica solo al cuerpo.

La naturaleza del cuerpo que “duerme” es que éste un día “despertará” en la resurrección. De este modo, esta figura retórica no es solo un eufemismo, sino la ilustración de una verdad profunda.

La doctrina del sueño del alma se fundamenta en una metáfora, que es hermenéuticamente imperfecta. La muerte se describe naturalmente como “dormir” en el Nuevo Testamento, pero no se debe desarrollar una doctrina a partir de una figura retórica. Es evidente que estamos tratando con una palabra que habla de una apariencia, no de un hecho. La persona muerta parece dormida mientras el cuerpo yace allí.

Paul. N. Benware. Profesor de la División de Estudios Bíblicos de Philadelphia Biblical University

Deja tus comentarios
Compartir
Artículo anteriorGénesis 43:7-20
Artículo siguiente¡Creer dudando!