La unción destruye el yugo

30

En cierta ocasión, durante un servicio en el cual muchas personas venían por oración, empecé a ver, en el Espíritu, una luz blanca mezclada con negro como en un círculo alrededor del cuello de las personas que pedían oración. Entendí que ese círculo representaba una atadura. El Señor me habló y me dijo, “Voy a romper ese yugo; la unción romperá el yugo”. Luego recordé que la Biblia dice: “Acontecerá en aquel tiempo que… el yugo se pudrirá a causa de la unción”. (Isaías 10:27).   

A medida que las personas se arrepentían de sus pecados y pedían perdón a Dios, pude ver ángeles ministrando. Con sus manos, ellos rompían el yugo de atadura del cuello de esas personas. El servir a Satanás trae ataduras naturales. Esas personas estaban bajo atadura espiritual porque habían servido al diablo y al pecado.

Los ángeles de Dios hacen Su voluntad y rompen el yugo por medio de la Palabra de Dios y con el poder de Espíritu de Dios. La razón por la cual las personas dicen: “me siento más liviana; me siento mejor”, después que han orado por ellas es porque la atadura ha sido rota en el reino espiritual. Cuando usted está en serio con Dios, cuando usted es genuino y abierto con Él, Él le libertará. ¡Él es quien le liberta!

Lo importante es presentarle al Señor un alma honesta. Segundo, asegúrese de perdonar a las personas que le hayan hecho daño. De acuerdo a la palabra de Dios, usted debe perdonar a todo aquel que haya hecho daño o le haya herido. La falta de perdón es algo pavoroso. Usted debe perdonar para que el Padre celestial le perdone a usted. En Mateo 6:14-5 Jesús dijo: Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

 Mary K. Baxter. Escritora Cristiana  

 

Deja tus comentarios