Llevando la dirección de Dios

176

Dios y los ángeles también dirigen los pasos del pueblo de Dios y libran el paso delante de ellos a medida que ellos cumplen la voluntad de Dios. Por ejemplo, en Génesis 24, Abraham le dijo a su siervo que un ángel le guiaría hasta la jovencita que sería la esposa perfecta para Isaac. “Jehová, Dios de los cielos… enviará su ángel delante de ti, y tú traerás de allá mujer para mi hijo”.

En Génesis 31, un ángel le dijo a Jacob que había llegado el momento para que él regresara a su parentela después de muchos años de huir de Dios y de su hermano Esaú. Jacob relató que le “dijo el ángel de Dios en sueños: Jacob. Y yo dije: Heme aquí. Y él dijo:… Levántate ahora y sal de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento”.

Un ángel le dio instrucciones específicas a Felipe, sobre que hacer y donde ir, pero el Espíritu Santo estaba con él y continuaba guiándole en su misión. Es a Dios al que siempre debemos ir buscando dirección. Una vez más, debemos orar a Dios, no a los ángeles, aunque, aunque Él a veces usa a Sus ángeles para guiarnos.

Durante los servicios, a veces he visto, en el mundo espiritual, que los ángeles colocan cruces en los hombros de ciertas personas. Dios me mostró que esto que esto significaba que Él llamaría esas personas para realizar tareas específicas, que esas personas había sido escogido por el Señor. Algunas veces el Señor me permite llamar a esas personas para informarles que Dios las ha llamado con un propósito específico. A menudo ellas contestan, “si, ya lo sé, pero no lo he hecho todavía”. Y yo les contesto. “Busquen al Señor. Ciertamente Él dirigirá sus pasos. Él no se olvidará de ustedes”.

A medida que confiamos en Dios, Él guía nuestros pasos y lo hace a veces por medio de sus ángeles. Las Escrituras dicen: “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:5-6).

Mary K. Baxter. Escritora Cristiana  

Deja tus comentarios